Agentes de la Guardia Civil investigan la muerte de un hombre y una mujer cuyos cadáveres han sido encontrados en el interior de un turismo estacionado en Peguera, en el municipio de Calvià, con disparos de una escopeta hallada también en el vehículo. | Efe

8

La autopsia realizada a los dos cadáveres hallados en un coche estacionado en una gasolinera de Peguera ha despejado una de las grandes incógnitas que envolvían el caso: Mariano A.G., exmilitar y piloto sanitario, no drogó a ‘Bibi’ (como la conocían sus allegados) antes de dispararle mortalmente en la cabeza.

La ausencia de sustancias tóxicas en los cuerpos da credibilidad a la hipóstesis de que el presunto asesino convenció a su antigua pareja para mantener un encuentro. Posteriormente la condujo en su vehículo hasta la gasolinera de Peguera. Según la teoría sobre la que trabaja la investigación, en algún momento de la conversación, el presunto homicida bajó del coche, abrió el maletero (donde se encontraba el arma) y sorprendió a la mujer, que no tuvo ninguna opción de defenderse.

Los cuerpos serán enviados en las próximas horas a Barcelona, donde se realizarán nuevas pruebas, aunque es poco probable que este segundo examen arroje resultados distintos.

La Guardia Civil continúa investigando si Habibe, la mujer búlgara de 37 años cuyo cuerpo fue hallado el pasado jueves en Peguera, temía por su vida y estaba pensando marcharse de Mallorca a consecuencia del acoso que sufría por parte de su expareja.

Noticias relacionadas

Los agentes también tratan de aclarar cómo consiguió su víctima quedar con ella ese jueves, cuando la llevó a la gasolinera de Peguera. Allí, presuntamente, la atacó sin que ella lo esperara y le disparó en la cabeza. Luego se colocó la escopeta en la mandíbula y se quitó la vida.

Recientemente se ha descubierto que Mariano A.G. compró la escopeta con la que presuntamente mató a la mujer hace sólo un mes. Al parecer, a su familia le extrañó que comprará una escopeta repetidora y no de caza. Este tipo de arma es más de combate o policial y no suele utilizarse para la caza. Una escopeta semiautomática capaz de disparar un cartucho cada vez que se aprieta el gatillo, sin necesidad de recargar manualmente.

La víctima era muy querida en Magaluf, donde sus compañeros explicaron que era una trabajadora incansable. Tanto los compañeros del bar de Punta Ballena donde trabajaba ‘Bibi’ como sus amigos han iniciado una recogida de fondos para poder pagar la repatriación de su cuerpo a Bulgaria, donde será enterrada.

La familia de Mariano A. G., el presunto asesino de Peguera, se puso días atrás en contacto con Ultima Hora para matizar una serie de detalles relacionados con el caso. Su hermana descartó que se tratara de un suicidio pactado. «Mi hermano era una persona muy noble y honesta. No era un maltratador. Se volvió loco por la forma en la que ella rompió la relación hace quince días. Nunca nos habríamos esperado una tragedia así, estamos destrozados».