En el registro domiciliario llevado a cabo por la Guardia Civil se hallaron dos habitaciones dedicadas al cultivo de la marihuana, una zona de secado de las plantas y otra donde se dosificaba y preparaba para la venta. | Guardia Civil

2

La Guardia Civil ha desmantelado un punto de cultivo, preparación y venta de marihuana en la localidad mallorquina de Marratxí, ha detenido a una pareja e investiga a una tercera persona.

En el marco de la «operación PUG, los agentes han detenido a una pareja como supuestos autores de un delito contra la salud pública por cultivo, elaboración y tráfico de droga, usurpación de estado civil y defraudación de fluido eléctrico, ha detallado el instituto armado en un comunicado..

Agentes de la Guardia Civil de Pont d'Inca, iniciaron una investigación ante el aumento de denuncias por consumo de sustancias estupefacientes en la vía pública de varias zonas de Marratxí, con la intención de localizar el punto de venta y distribuidor de la misma.

A lo largo de una semana, los agentes montaron varios dispositivos de vigilancia discretos en los alrededores de la zona donde sospechaban que pudiera estar ubicado el punto de venta de droga y localizaron un domicilio en la urbanización Cas Capità, en el que observaron gran número de personas que entraban y salían al cabo del día.

Con la autorización judicial pertinente, los guardias civiles practicaron un registro domiciliario y hallaron dos habitaciones dedicadas al cultivo de la marihuana, una zona de secado de las plantas y otra donde se dosificaba y preparaba para la venta.

Detuvieron además a un hombre y una mujer que mantenían un alto tren de vida y les incautaron 300 plantas, 31 kilos de cogollos secos, 2.370 euros efectivo, 2 coches de alta gama y 2 motocicletas.

También se les ha imputado un supuesto delito de defraudación de fluido eléctrico, ya que tenían realizado un puente en el contador de la vivienda al que tenían enganchados 7 aires acondicionados y multitud de lámparas halógenas y ventiladores.

El inspector de Endesa que lo desmontó advirtió de que existía un grave riesgo de incendio en la vivienda, debido al estado de la instalación ilegal de electricidad que usaban.