Stefan Milojevic, líder de los United Tribuns, pasando a disposición judicial | M. À. Cañellas

11

A la cárcel. El magistrado titular del juzgado de Instrucción número 7, Antoni Rotger, ha ordenado pasadas las tres de la madrugada de este domingo, el ingreso en prisión sin fianza para la cúpula de los United Tribuns de España, detenida el pasado jueves en el marco de una operación policial internacional en Palma.

Seis de los 16 detenidos inicialmente en la operación contra la banda de los United Tribuns en Palma pasaron, en torno a las 16:00 horas del sábado, a disposición judicial en Vía Alemania, entre fuertes medidas de seguridad de la Policía Nacional. Los agentes de la Policía Nacional al frente del caso, iban dejando al resto de los acusados en libertad con cargos al entender que su grado de implicación era menor y que el riesgo de fuga es mínimo.

Los integrantes de los Tribuns, defendidos todos por el letrado Gonzalo Márquez, fueron desfilando uno a uno ante el juez. Los acusados rehusaron contestar las preguntas del juez y fiscal y se limitaron a responder a las de su defensa. El atestado policial, compuesto por más de 1.000 folios, obligó a que la declaración arrancara pasadas las 23:00 horas, tiempo que precisó el letrado de la defensa para poder leer las acusaciones a las que se enfrentaban sus representados.

De los seis integrantes de la banda motera presentados ante la autoridad judicial, cuatro de ellos, entre los que se encuentra Stefan Milojevic, 'El Líder' de la banda, fueron enviados a prisión. Una quinta persona, con un alto grado de implicación, fue puesto en libertad con cargos y medidas judiciales, por razones humanitarias. El magistrado atendió la petición de la defensa y teniendo en cuenta que padece una enfermedad degenerativa muy grave, lo dejó libre.

Noticias relacionadas

Apariencia de una banda legal

La banda llevaba operando en Mallorca desde marzo de 2018, bajo la apariencia de una asociación legal, para controlar el tráfico de drogas en la isla mediante el enfrentamiento violento con otros grupos rivales. Controlaban la seguridad de locales de ocio, clubes de alterne y fiestas clandestinas, a fin de facilitar la actividad de tráfico de drogas en dichos ambiente, ocupando el lugar dejado tras la desintegración de los Ángeles del Infierno en la isla.

Desde un principio, los investigadores tenían muy claro que gran parte de los integrantes de la banda se dedicaban a custodiar las puertas de determinadas discotecas. Para ello, no dudaban en ofertar sus servicios por debajo del precio de mercado y de esta forma hacerse con el monopolio de las salas. Una vez que la seguridad estaba bajo control, los únicos 'camellos' (personas que venden droga) que trabajaban allí dentro eran los suyos.También se está investigando si los responsables de las salas de fiesta, discotecas o locales, eran conscientes de este punto o también son víctimas de los tentánculos de esta banda desarticulada.

Del atestado policial se desprende también que el origen de esta operación policial se inició de forma simultánea en varios puntos de España (Mallorca, Tarragona y Valencia) al igual que en Alemania y Suiza. Uno de los integrantes de los United Tribuns del capítulo de España fue 'cazado' facilitando información que ha resultado determinante para la desarticulación de la organización criminal.