La regidora Angélica Pastor junto a su director de Área de la Policía Local de Palma, Martí Capó. | Julio Bastida

31

Conversaciones privadas de la exregidora de la Policía Local de Palma Angélica Pastor, realizadas al parecer por su equipo más próximo «para protegerla» ante posibles amenazas de policías corruptos del ‘caso Cursach’, llegaron después al exjefe del Grupo de Blanqueo de la Policía Nacional, que trabajaba con el juez Penalva y el fiscal Subirán. El escándalo se ha conocido después de que la Policía Judicial examinara el teléfono móvil de ese inspector y apareciera el audio de 2 horas y 11 minutos de duración.

La historia, que tiene tintes surrealistas (al margen de sus posibles connotaciones delictivas), tiene lugar en el siguiente contexto: el cuartel de San Fernando estaba sumido en el caos por las detenciones masivas de supuestos policías corruptos. La llegada de Angélica Pastor no es bien recibida ni por la cúpula, que fue decapitada después, ni por buena parte del cuartel.

Amenazas

Entre tanto, la regidora denunció una serie de amenazas, robos en su despacho o daños al vehículo de un familiar. Y fue entonces cuando al parecer su director de Área, Martí Capó, propuso que el otro hombre de confianza de la regidora y su jefe de prensa, Robert Mena, llevara en ocasiones «por seguridad» una grabadora oculta en un pen que registraba las conversaciones y que debía ser descargado aproximadamente cada 24 horas, ya que tenía una capacidad limitada.

Así las cosas, en el mes de marzo de 2016 Pastor y Mena acudieron a la redacción de este diario para presentarse y cambiar las primeras impresiones con los periodistas de esta casa. El encuentro era privado y se habló de sus planes de futuro al frente de la Policía Local, de las tensiones generadas por las detenciones de agentes en el ‘caso Cursach’ y, entre otros temas, del modelo de policía que quería para Palma.

Sorprendentemente, ese encuentro informal fue grabado. La cinta dura 2 horas y 11 minutos y comienza cuando Pastor y su jefe de prensa llegan al diario y finaliza cuando se van en el coche oficial. Nunca se habría conocido esta circunstancia de no ser por un detalle: alguien del entorno más próximo de Pastor entregó el audio al por entonces jefe del Grupo de Blanqueo. Él, sus agentes y, sobre todo, el juez Penalva y el fiscal Subirán ya mantenían unas relaciones tensas con este diario porque era el único medio que ponía en duda las gravísimas acusaciones del ‘caso Cursach’.

El audio en cuestión fue destruido, pero ahora, cuando los investigadores han rastreado el móvil del exjefe de Blanqueo, lo han encontrado y han podido recuperarlo. El viernes Ultima Hora se puso en contacto con Pastor, que se mostró muy sorprendida y afectada por el hecho de que la entrevista informal y off the record fuera grabada: «Yo no lo sabía». Y se mostró escandalizada porque luego alguien muy próximo a ella la entregó a Blanqueo.