La conflictividad y delincuencia dentro de la Intermodal es una realidad. | Alejandro Sepúlveda

22

Los vigilantes de la Estación Intermodal (estación de autobuses) denuncian ser víctima de agresiones a la salida de sus turnos de trabajo. Desde hace unos días, Jaume Mateu, director general de Movilidad y Transports del Govern balear, prohibió a los vigilantes de la estación que estacionaran sus vehículos dentro del recinto. Desde ese día, los trabajadores de seguridad aparcan sus coches en la calle. Este hecho ha generado agresiones físicas, verbales y daños materiales.

«Estamos trabajando en un punto caliente de la ciudad. Nuestra misión es combatir a diario con carteristas, bandas latinas, traficantes de droga y un amplio elenco de delincuentes. De hecho, hasta la Policía Nacional ha tenido que montar un dispositivo especial para tratar de frenar la delincuencia. Cuando los vigilantes, algunos en horas intempestivas finalizan los turnos, abandonan el recinto solos para ir a recoger sus coches. Los profesionales deben cruzar el parque o las calles adyacentes donde les aguardan las pandillas de jóvenes y delincuentes», añade Sebastià Oliver del sindicato Espartanos.

Los responsables de la seguridad de la Intermodal han denunciado que deben aguantar insultos, lanzamiento de piedras e incluso a uno de ellos le han ocasionado abolladuras en la carrocería de su turismo.

«Lo que no es normal es que uno de nuestros sindicatos le pida cita al director general para tratar esta problemática y explicarle la situación y no digan que no puede recibirnos porque tiene la agenda llena. Es más, nos quieren dar cita para el año que viene», concluyen. Por su parte, fuentes oficiales de la conselleria han explicado que no existía ninguna autorización escrita que permitiera a los vigilantes estacionar dentro de la Intermodal y que, por consiguiente, el director general no ha prohibido nada.

«No obstante, si se trata de un problema de seguridad grave como el que están denunciando los trabajadores, en los próximos días se mantendrá una reunión urgente con los afectados con la finalidad de encontrar una solución al problema», explican fuentes del Govern.