Se ha detenido a los responsables de los locales por tráfico de sustancia estupefaciente y a otra persona que se hallaba en un local por dos requisitorias judiciales. | P.N.

3

La Policía Nacional ha desarticulado este martes dos puntos de venta de droga en dos locales del municipio de Calvià que simulaban ser asociaciones de consumidores de cannabis, y ha detenido a cuatro personas por un delito de tráfico de estupefacientes. Según ha informado la Jefatura Superior de Baleares en una nota de prensa, el operativo ha contado con colaboración de la Policía Local de Palma.

Estos centros contaban con permisos para funcionar como asociaciones de consumidores de cannabis, puntos de reunión donde este producto se puede consumir en compañía de otras personas.

Sin embargo, según la Policía, en realidad se habían dedicado a establecer un mercado «de una gran variedad» en este tipo de droga, dándole «apariencia de legalidad».

El primer registro se hizo en un local regentado por un matrimonio que vendía marihuana y hachís en la zona de Portals Nous. La pareja ha sido detenida.

El segundo operativo ha tenido lugar en Santa Ponsa, en un pub clandestino dedicado a la venta de drogas donde también se requisaron dos armas ilegales, una defensa extensible y una defensa eléctrica. Según la Policía, este local contaba con «bastantes medidas de seguridad». En este local se detuvo a una persona que tenía en vigor dos requisitorias judiciales.

Además, hay una decena de personas sancionadas por posesión y consumo de estupefacientes y se han incautado 300 dosis de hachís y marihuana, así como dinero en efectivo.