Rafael Miranda, ‘El Peseta’, una de las víctimas, mostrando el lugar del asalto. | Alejandro Sepúlveda

12

La mañana del 29 de septiembre de 2018 Y.M., de apenas 20 años, se encontraba en Magaluf. No había madrugado, ni mucho menos. Horas antes había estado de fiesta en varios locales de este conocido enclave turístico calvianer.

Cuando la noche y el día se cruzaron decidió asaltar de manera violenta a los que se encontraba a su paso. En algunos casos, como a Rafael, un anciano de 80 años, lo envió al hospital y perdió parte de la lengua debido a la agresión. Por este y otros cuatro delitos más, incluido uno en Palma días después, la Fiscalía solicita para él una pena de 26 años de prisión.

La ‘ruta’ del joven se inició a las 6.00 horas. En ese momento y en la avenida de s´Olivera de Magaluf se cruzó con dos chicos. Le pidió dinero a uno de ellos y tras negarse a dárselo empezó a propinarles puñetazos a ambos. Tres cuartos de hora después se encontró a Rafael Miranda, ‘El Peseta’, en la calle Galeón que, como cada día a esa hora, se disponía a tomarse un café en su bar de siempre. Lo abordó por detrás, le cogió del cuello hasta que el anciano perdió el conocimiento y se marchó a la carrera con 100 euros. ‘El Peseta’ tuvo que ser hospitalizado y sufrió la sección de parte de la lengua. La Fiscalía pide que el acusado le indemnice en más de 20.000 euros.

Minutos antes de las 7.00 horas y por la misma zona vio a un conductor de minibús esperando a unos turistas. Sería su próxima víctima. Le dijo si le podía dar un euro. El trabajador se negó y el chico respondió con un puñetazo en la nariz. Su último asalto en Magaluf llegaría una hora después en un local que estaba cerrado al publicó. Entró y se topó con una limpiadora, a la que agarró fuerte por el cuello para intentar robarle el móvil. No lo consiguió y tras un forcejeo con ella huyó. Ahí acabaron sus delitos en el municipio de Calvià.

El 3 de octubre actuó en la calle Manuel Guasp de Palma. Pidió un cigarro a una chica a las 7 de la mañana. La mujer le dijo que no fumaba. El joven, contrariado, le agarró violentamente para arrebatarle el bolso con la cartera de la víctima dentro y varios objetos de valor.

El chico, que se encuentra en prisión desde el 15 de octubre, será juzgado en los próximos meses.