La ‘madame’, a la salida de los juzgados de Vía Alemania. | Alejandro Sepúlveda

10

Un informe de la Policía Nacional sostiene que el antiguo instructor del ‘caso Cursach’, Manuel Penalva, el fiscal Subirán y los agentes de Blanqueo aprovecharon a la ‘madame’ como un «cheque en blanco» y la usaron para «eliminar adversarios». El juez Florit ha unido a la investigación por revelación de secretos e irregularidades en el ‘caso Cursach’ la causa que se abrió a raíz de que se descubrieran las mentiras de la controvertida testigo.

El informe se centra en la denuncia que hizo la testigo protegida contra el inspector jefe Antoni Suárez y el inspector Enrique Dureznez y que se reveló una falsedad. Establece que existían varios motivos de enemistad entre los policías de Blanqueo y estos mandos y que eso motivó que se sugirieran sus nombres. La propia ‘madame’ ya declaró como investigada por falso testimonio que fue un agente de Blanqueo quien le sugirió los nombres de los policías a los que denunció. «Con una sola declaración dirigida intentaron [Penalva y el agente] solventar varios flecos de la investigación e implicar a varios de sus enemigos».

Una vez que la testigo hizo esa denuncia saltaron todas las alarmas ante la gravedad de lo que manifestaba. En una reunión a la que asistieron Penalva, el fiscal superior, Tomeu Barceló, el fiscal Juan Carrau, el jefe superior, Alberto Jarabo y el comisario José Luis Santafé, se acordó que fueran dos inspectores quienes investigaran la denuncia. Ambos ahora indagan los mensajes de Blanqueo, Subirán y Penalva. En su informe relatan que el entonces magistrado intentó aclarar fallos en la declaración de la ‘madame’ de los que ya había sido advertido por estos inspectores y que se les dijo que no conseguían encontrarla a pesar de que en esas fechas había un flujo de mensajes constante entre la testigo y uno de los policías. Las dos causas quedan ahora unidas ante la posible participación del policía y el magistrado en la génesis de la denuncia falsa.

Incidente de recusación

La pieza sobre delitos en la instrucción del ‘caso Cursach’ está en suspenso por la presentación de un incidente de recusación contra el juez Miquel Florit. Éste se ha abstenido mientras se resuelve esta petición y su sustituto natural también lo ha hecho por la imputación en el caso del marido de la letrada de su juzgado. No se descarta que otros lo hagan. En la pieza se han personado como acusaciones particulares otros investigados como los que fueron encarcelados en el ‘caso IME’, sobre el que un informe apunta irregularidades.