El detenido ha pasado a disposición judicial este lunes en Palma. | Alejandro Sepúlveda

22

La jueza de Instrucción número 2 de Palma, este lunes en funciones de guardia, dejó en libertad al joven detenido por presuntos abusos sexuales a una menor, la madrugada del domingo pasado, en el Paseo Marítimo. La magistrada impuso una orden de alejamiento al acusado, que tiene 19 años de edad, sobre la denunciante, de 16.

La Policía Nacional condujo esposado al sospechoso, desde la comisaría de s’Escorxador hasta los juzgados de Vía Alemania, en torno a las doce menos diez de la mañana. El joven, que sufre sarna, se cubrió el rostro con una sudadera de color blanco cuando vio a un cámara de televisión y a un fotógrafo.

No pasó por los calabozos ya que la enfermedad, una infección cutánea provocada por un parásito microscópico, es extremadamente contagiosa y otros arrestados podrían resultar afectados. Dos agentes se pusieron mascarillas y guantes durante el traslado del detenido por protección.

Noticias relacionadas

Lesiones

El joven aseguró ante la jueza que las relaciones sexuales con la menor fueron consentidas. No la forzó en ningún momento, según su versión. El detenido y la denunciante se conocían con anterioridad porque residen en el mismo barrio de Palma. La adolescente, que fue explorada por un médico forense en Son Espases, no presentaba lesiones compatibles con una violación.

El detenido y la joven coincidieron en un bar de copas del Paseo Marítimo la madrugada del pasado domingo. Estuvieron un rato en el interior hasta que salieron del establecimiento y se dirigieron caminando a un banco con vistas al puerto.

El joven, según la denunciante, le obligó a mantener relaciones sexuales. El hermano de la presunta víctima los encontró poco después y la menor le explicó entre llantos que le había violado. El acusado se refugió en un bar hasta que la Policía Nacional lo arrestó. Los investigadores han tomado declaración al detenido, a la denunciante y a los testigos para intentar aclarar lo ocurrido.