Miembros y agentes de la Guardia Civil, en el lugar donde está el túnel para rescatar a Julen. | HANDOUT

7

Este viernes por la noche, los mineros afrontan la recta final de la excavación para rescatar a Julen, después de que especialistas de la Guardia Civil ejecutaran una cuarta 'microvoladura' en la galería que se excava para buscar a Julen, el niño de dos años que cayó a un profundo y estrecho pozo en Totalán (Malaga) el pasado 13 de enero, al toparse con la dureza del terreno.

Fuentes del dispositivo de rescate han informado de que la brigada de salvamento minero desplazada desde Asturias continua trabajando en la galería, aunque el proceso es lento, debido al tipo de terreno de la zona.

Los mineros habían alcanzado tras las primeras horas de trabajo una longitud de metro y medio, de los 3,8 metros de longitud que pretenden hacer en la galería hasta llegar al pequeño desaparecido. Los integrantes del equipo han ampliado, además, el diámetro de la cavidad, tras lo que proceden a apuntalar el espacio.

La brigada minera, que empezó a trabajar en la galería a las 17.33 horas de este jueves, cifró inicialmente en 24 horas el tiempo necesario para excavarla de forma manual y de ese plazo ya ha transcurrido la mitad.

Se trata de una operación laboriosa porque los mineros deben subir y bajar de dos en dos en una cápsula a través del túnel.

Noticias relacionadas

El terreno donde se encuentra el pozo ya presentó dificultades de dureza cuando se perforó un túnel vertical paralelo al pozo de 60 metros, lo que demoró el plazo inicial establecido para este trabajo, previo al de los mineros.