La policía investiga los atracos a los taxistas, la mayoría de ellos en Cala Major. | A. Sepúlveda

18

Cinco atracos con violencia a taxistas en poco más de un mes, y tres de ellos localizados en la zona de Cala Major, han hecho saltar las alarmas y el temor entre el sector, que ha pedido a las autoridades competentes que tomen medidas «lo antes posible» para que «puedan volver a la normalidad».

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía están analizando el patrón utilizado en elasalto a taxistas en Palma y han detectado que en gran parte de ellos el modus operandi es el mismo. Si bien es cierto que existen algunas diferencias en las nacionalidades de los atracadores, los taxistas agredidos han ofrecido datos muy similares sobre las personas que les atacaron.

En la cronología de atracos, tres de los mismos se han producido en la zona de Cala Major y Gomila. Este dato es muy significativo a la hora de ubicar el lugar de residencia de los delincuentes. Cabe recordar que los días 28 de diciembre y las madrugadas del 6 y 7 de enero los atracos tuvieron lugar en las calles Bartomeu Quetglas e Infantería de Marina (ambas en Cala Major) y plaza Mediterráneo, que se encuentra en una barriada de Palma próxima también a Cala Major.

El denominador común de los delincuentes son gente joven, de una media de 25 años de edad; sudamericanos y que siempre utilizan la técnica del inmovilizar al profesional del taxi por detrás, con el antebrazo presionándole para dejarle sin respiración y si fuera necesario propinarle varios puñetazos con el fin último de robarles.

Noticias relacionadas

Una de las características que presenta la banda de ladrones es que siempre van muy bien vestidos, son extremadamente educados y no crean ninguna inseguridad ni desconfianza a los taxistas cuando requieren sus servicios.

Por otra parte, destacar también que su horquilla horaria de actuación se centra en las madrugadas y en zonas con escasa visibilidad para que los taxistas no puedan pedir ayuda.

Nerviosismo en el sector

Los profesionales del taxi han mostrado este lunes nuevamente su preocupación por los atracos que están sufriendo.

«Es necesario además dotar a los taxistas de elementos de seguridad. En numerosas ocasiones hemos remarcado a la administración pública la necesidad de equipar a la flota de taxis con mamparas blindadas antirrobo y cámaras de seguridad. Estos atracos demuestran que no hemos llegado a tiempo y que es necesario establecer un plan de urgencia para instalar estos elementos cuanto antes», ha explicado Biel Moragues, de la Asociación Sindical de Autónomos del Taxi de Mallorca.

Por su parte, Toni Cladera, de la Asociación Mallorquina de Trabajadores Autónomos del Taxi, ha remarcado la necesidad de que la policía local «tenga una mayor implicación no sólo en este tipo de delitos o sino también en los hechos que suceden diariamente y en los cuales no se está protegiendo a un sector que realiza una labor de transporte público».

Desde ASATM y AMTAT han recordado al resto de conductores del taxi que hasta que se solucione este problema «hay que procurar no llevar grandes cantidades de dinero».