35

Suma y sigue. Nuevo asalto a taxistas en Palma. En torno a la 1.45 horas de la madrugada de este domingo, dos jóvenes atracaron y agredieron a un taxista en la plaza Mediterráneo de Palma.

Según las primeras hipótesis de la investigación, dos jóvenes -todo apunta que de nacionalidad española- solicitaron el servicio de taxi mediante una llamada telefónica a la central telefónica de Taxi Palma Radio (971-401414). El chófer los recogió en la calle Cabana y los tenía que llevar hasta el Passeig Marítim, pero por la parte de arriba (Gomila). Justo a la altura de la plaza Mediterráneo, uno de los atracadores cogió al taxista del cuello por detrás mientras que el otro -que estaba sentado en el asiento del acompañante- esgrimió un cuchillo.

Tras robarle la recaudación, unos 150 euros en efectivo, uno de los asaltantes cortó superficialmente al conductor provocándole un corte en una de sus manos.

Rápidamente, agentes del Cuerpo Nacional de Policía se han hecho cargo de la investigación. A diferencia de las anteriores ocasiones, el modus operandi es similar, pero con algunas peculiaridades. En esta ocasión, la llamada que se utilizó para solicitar el servicio de taxi puede resultar determinante para tratar de localizar a los sujetos y proceder a su detención.

Noticias relacionadas

El sector del taxi está siendo muy castigado en los últimos meses y son muchos los profesionales que han decidido tomar medidas drásticas si no mejoran las medidas de seguridad. El pasado 29 de diciembre tuvo lugar el último episodio, cuando cuatro jóvenes sudamericanos atracaron a un taxista de Palma, al que golpearon para robarle la recaudación.

El día anterior, tres jóvenes propinaron una paliza a otro taxista en la barriada de Cala Major y le causaron heridas. Después, le desvalijaron la recaudación y el teléfono móvil.

Y en la madrugada del 22 de diciembre se produjo otro hecho similar. «Lo siento hermano, tengo que hacerlo», dijo un joven venezolano cuando estaba asfixiando a un taxista en s’Arenal. El chófer simuló que se había desmayado y luego consiguió salvar la vida ofreciendo una desesperada resistencia. La Guardia Civil está investigando la brutal agresión, que se inició sin motivo alguno.