Dos de los detenidos residían en la calle Pascual Ribot, 50, de Palma. | Alejandro Sepúlveda

20

La investigación avanza con paso firme y decidido. Los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Calvià sospechan que la banda de ladrones de cajas fuertes que se dedicaban al asalto de chalets de lujo en Palma, Andratx, Calvià y Esporles recibían información de extrabajadoras o personas que habían ‘trabajado’ en esas viviendas y conocían el inmueble.

Según fuentes próximas al caso a las que ha tenido acceso Ultima Hora, todos los robos mantuvieron el mismo patrón. Es decir, la duración de los mismos era de cuatro minutos desde el momento que reventaban la puerta hasta que abandonaban la vivienda con el botín. En una de las casas asaltadas, una cámara de seguridad registra la entrada a la vivienda de los integrantes de la banda. Nada más acceder al interior del chalet se dirigen directamente al punto donde se encontraba la caja fuerte y que estaba ubicada en la segunda planta.

Todas las sospechas recaen en personal de limpieza (extrabajadoras) y también en algunas mujeres que habían acudido en alguna ocasión a realizar algún tipo de actividad profesional y que mantienen vinculación directa con los ahora detenidos.

Una de las sorpresas con las que se han encontrado los investigadores fue la localización de una herramienta muy peculiar que sirve para reventar los bombines de las cerraduras en menos de 10 segundos. En una de las viviendas, los sospechosos se apoderaron de algo más de 200.000 euros y en otra 125.000 euros. El botín total de los robos podría ascender a más de medio millón de euros.

Noticias relacionadas

La operación se saldó con tres personas detenidas y otras tres imputadas, todas de nacionalidad colombiana. Entre los investigados hay un menor de 17 años de edad que también participó en los robos.

Los agentes de la Guardia Civil encontraron una pistola en uno de los cuatro domicilios registrados en Palma, pero una vez realizadas las comprobaciones pertinentes se confirma que se trata de un arma simulada. Podría tratarse de una pistola que fue sustraída en un robo perpetrado en Palma y cuya denuncia obra en poder del instituto armado.Durante el operativo policial, los agentes de la Benemérita consiguieron recuperar alrededor de 5.000 euros. El grueso del dinero sustraído se enviaba a la Península los días posteriores a los asaltos.

Se negaron a declarar

Los tres detenidos fueron trasladados a los calabozos del cuartel de la Guardia Civil de Calvià. Todos ellos, de nacionalidad colombiana, se negaron a prestar declaración.

Está previsto que sean puestos a disposición el próximo sábado. Uno de los integrantes de la banda y que tenía un papel muy activo era un menor de 17 años.