El padre de Malén, antes de su detención en Santa Ponça: «Esta noche va a haber sangre»

| | Palma, Mallorca |

Valorar:
preload
Alejandro Ortiz llegó al juzgado esposado y tapándose con una bata de Son Espases.

Alejandro Ortiz llegó al juzgado esposado y tapándose con una bata de Son Espases.

28-09-2018 | A. Sepúlveda

«Esta noche va a haber sangre». Esta es la frase que el padre de Malén Ortiz, Alejandro Ortiz, la menor desaparecida en 2013 en Magaluf, repetía el jueves por la noche por las calles de Santa Ponça, antes de ser detenido. El viernes, tras salir de psiquiatría de Son Espases, quedó en libertad con cargos acusado de los delitos de resistencia a agentes de la autoridad y daños en un vehículo policial.

Horas antes, el empresario se presentó en el pleno del Ayuntamiento de Calvià, aunque su comportamiento fue normal y se marchó poco después. Sin embargo, llevaba tiempo amenazando que «la voy a liar gorda».

Incidentes continuos

En verano, Ortiz y su hijo tuvieron que ser reducidos en el ayuntamiento porque su comportamiento era «intolerable» y estaban «muy violentos», según las fuentes policiales consultadas. El padre de Malén, en las semanas siguientes, se quejó del trato policial recibido y tuvo un nuevo enfrentamiento con un veterano agente, que le pidió el DNI para acceder al consistorio.

El jueves por la noche, tal y como adelantó en primicia Ultima Hora, el empresario parece ser que se encontraba bajo los efectos del alcohol y enloqueció. Iba por Santa Ponça gritando «Esta noche va a haber sangre» y se encaró con algunos residentes. Fue entonces cuando la Policía Local de Calvià recibió numerosas llamadas de vecinos, temerosos del estado de gran excitación del padre de Malén. La Guardia Civil también fue informada del altercado que había montado y cuando las primeras patrullas llegaron Alejandro Ortiz estaba fuera de sí. «Daba miedo», relató un testigo a este diario. Los agentes municipales trataron de calmarle, pero el padre de Malén se enfrentó a ellos y finalmente tuvieron que reducirlo. Ya en el coche patrulla, desencajó la puerta a patadas. Tras ser detenido, ingresó en psiquiatría de Son Espases y el viernes por la tarde fue trasladado al juzgado de Vía Alemania, esposado y escoltado por la Guardia Civil. Quedó en libertad con cargos tras declarar ante la juez.

«Ahora tiene auténtica fijación con el alcalde de Calvià»

Las fuentes policiales consultadas indicaron que Alejandro Ortiz «tiene un comportamiento obsesivo hacia algunas personas y ahora tiene fijación con el alcalde de Calvià, Alfonso Rodríguez». El primer edil, sin embargo, siempre ha mantenido una gran predisposición a ayudar a la familia y acude a todos los actos organizados por Natalia Rodríguez, la madre de Malén. La noche de su detención, Ortiz injurió gravemente al alcalde mientras gritaba por la calle.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

donpesimo
Hace 8 meses

"Crimen y castigo".

Valoración:4menosmas

Patricio
Hace 9 meses

Este hombre no es trigo limpio

Valoración:36menosmas

Patricia
Hace 9 meses

Triste, por que esa actitud no ayuda . Es un caso muy raro, esto es una isla y que esto no este resuelto, siembra muchas dudas. Tampoco ayudan los comentarios en la calle sobre este señor. Apoyo a esa madre en la lucha para que no se olviden de su hija y deseo que los cuerpos de seguridad algún dia descubran lo que ocurrió.

Valoración:45menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1