Fallece el hombre que fue agredido en el Passeig Marítim de Palma. | R.S.

36

En la noche de este martes se ha comunicado oficialmente el fallecimiento de Manuel V., de 40 años de edad, en el hospital de Son Espases.

El paciente permanecía ingresado en el centro hospitalario desde el pasado 16 de julio fecha en la que, según sus familiares más directos, fue brutalmente agredido por un grupo de una decena de personas a la salida de un local de ocio nocturno del Passeig Marítim de Palma. Nada más conocerse la noticia, un gran número de familiares y amigos se desplazaron hasta Son Espases.

Manuel hace unos días entró en muerte cerebral irreversible y finalmente fue desconectado. Según la denuncia interpuesta ante el Cuerpo Nacional de Policía por sus familiares, entre las 2.45 y las 3.15 horas de la madrugada del pasado 16 de julio, la denunciante se encontraba en la terraza del pub La Bolsa cuando salió del interior del local su sobrino de 16 años diciendo que le querían pegar y justo tras él un grupo de unos diez individuos que no paraban de vociferar y gritar que le iban a matar. Fue en ese instante cuando la víctima y su mujer dijeron que se marchaban, que no querían tener problemas con nadie y abandonaron el lugar.

Relato de los hechos
«Si bien nada más intentar cruzar la carretera, este grupo, empezó uno de ellos de complexión obeso a arrancarse la camiseta y a dirigirse hacia ellos gritando: Vamos a matarlos, vamos a matar al payo, repitiendo estas palabras en reiteradas ocasiones», reza en el escrito de acusación.

El relato de la parte denunciante es demoledor. «De repente todos ellos que ya portaban botellas en sus manos empezaron a romper las mismas contra la cabeza de mi marido y del sobrino, llegando a fracturarse las misma contra la cabeza, utilizándolas para lesionarles con ellas la espalda de Manuel y en la zona abdominal en su lado derecho».

Noticias relacionadas

También destacan que su sobrino, de 16 años, «también sufrió cortes con las botellas en el brazo izquierdo. Además fueron golpeados con mucha violencia por todos ellos con patadas y puñetazos, recibiendo también la dicente cuando intentó quitar a los agresores de encima de su marido.

En el transcurso de la agresión, uno de ellos le propinó una fuerte patada en el pecho que le hizo empezar a sangrar abundantemente por la nariz y caer de rodillas al suelo y de ahí de lado al suelo entrando en parada cardiorespiratoria», apunta la mujer del herido.

En la denuncia también se especifica que mientras estaba en el suelo, la mujer no hacía más que pedir que dejaran de pegarle, que le iban a matar, pero sin embargo los agresores siguieron ensañándose con él durante unos dos minutos hasta que escucharon el ruido de las sirenas. Además le robaron la cartera, tarjetas bancarias, unos 800 euros y un móvil.
Hasta la fecha, la principal hipótesis del Grupo de Homicidios del Cuerpo Nacional de Policía es que la víctima sufrió una parada cardiorrespiratoria, y que las lesiones que presentaba fueron motivadas por las técnicas de reanimación cardiorrespiratorias que le practicaron unos transeúntes que se pararon para auxiliar a la víctima.

Por su parte, fuentes próximas a la investigación de la Policía Nacional sostienen que el caso no está nada claro. Resulta que en las imágenes de un teléfono móvil que grabó parte del incidente puede verse a la víctima que se desplomaba al suelo sin que nadie le tocara. Este punto, correspondería a una parada cardiorrespiratoria (infarto). Los familiares de la víctima sostienen que, instante antes de producirse dicha parada cardiorrespiratoria, había sido víctima de una paliza y que el supuesto infarto vino provocado por ese motivo.

En las próximas horas se le practicará la autopsia y el informe forense será determinante para el esclarecimiento del caso. El Grupo de Homicidios del Cuerpo Nacional de Policía está al frente de la investigación.