4

Numerosos empresarios de Calvià han perdido el miedo. Tras años de sufrir extorsiones y vejaciones por parte de policías corruptos, ahora la Fiscalía Anticorrupción y la Guardia Civil están recibiendo una «avalancha» de testimonios de afectados, a través de cartas y declaraciones. Este diario reproduce hoy el extracto de una de estas misivas.

«Soy F., mi esposa es E., británcios, residimos en Calvià.
El 28 de noviembre de 2010 compramos el Bar X en Portals Nous. Era un bar-cafetería con todas las licencias vigentes. A los pocos días fuimos atacados de noche por la Policía (Local). Se sentaron fuera de nuestro bar y miraban a todos nuestros clientes, intimidaban a todos los que venían y se esforzaban por asustarnos.
Mi hija trabajaba en el Bar XX de Portals. D., el dueño, me presentó al jefe de policía de Calvià y a muchos oficiales de la Guardia Civil y a otros de la Policía Local. Me dijo que estaban todos pagados por él y que harían lo que él ordenase. Fue, básicamente, una sutil amenaza. (...)

Fuimos (presionados) tanto en Portals Nous, que compramos otro bar en Puerto Portals, pensando que nos iban a dejar en paz. No teníamos ni idea de que sería peor. El acoso de la Policía Local se intensificó. (...)
Fuimos atacados constantemente semana tras semana durante meses. Finalmente, a la desesperada, escribimos y suplicamos a Manu Onieva en busca de ayuda: «Por favor, ayúdenos a detener la corrupción en la policía de Calvià, que están destruyendo puestos de trabajo y la maravillosa gente de Mallorca para su propio beneficio. Tenemos pruebas de su corrupción».

La respuesta de Manu Onieva: «Estimado sr., no estoy al tanto de ninguna corrupción dentro de la Policía Local. Estas acusaciones son muy serias. Si está seguro acerca de esto le pido que por favor me de su evidencia concreta, con la que voy a ir personalmente a través de los tribunales y el sistema legal. Le aseguro que si me convierto en alcalde voy a trabajar para hacer estas mejoras en la justicia. Le doy las gracias por sus comentarios. Saludos”.

Finalmente recibimos una llamada y un SMS de un amigo (que trabajaba en una discoteca). Dijo que un amigo suyo que está con la policía le confirmó que la Policía Local iba a atacarnos por diferentes medios. Nos advirtió que el 6 de diciembre trataría de atacarnos con problemas de drogas.

El 6 de diciembre de 2011, justo después de 02 AM, llegó la Policía Local. Había dos establecimientos vecinos cuya música era más fuerte que la nuestra, la grabé yo mismo esa noche. No había ninguna queja legítima de nadie, en absoluto. Lo habíamos confirmado nosotros antes por el jefe de la Policía Local. Nosotros no participamos en las drogas y somos el único local en el Puerto con las cámaras sobre nuestra barra. Hemos demostrado esto a la Policía Local y les dijimos que son bienvenidos a revisarlos en cualquier momento y por cualquier actividad ilegal. No hay duda de que en la Policía Local de Calvià hay corruptos y están empeñados en hacernos daño en beneficio de otra persona.

Podemos documentar más plenamente el hostigamiento y las amenazas e intimidaciones que hemos experimentado. Todo esto fue debido a que D. y sus amigos de la mafia de Magaluf controlan la a la Policía.
Nuestras siguientes cartas al alcalde Onieva: «No recibí respuesta por su parte y el acoso por parte de la Policía Local se ha intensificado. Nunca he tenido un problema en mi vida con la Policía. Mis amigos me dijeron que se reunieron con usted. (...) La Policía Local continúa intentando destruir la inversión en Mallorca. Puedo probarlo, si usted tiene el tiempo para escucharme ¿Puede dejarme hablar con usted? Ahora me denuncian por decir que dejen de acosarme. Tengo muchos testigos y esto no va a quedar bien en la prensa. Gracias. (...) «¿Por qué la Policía Local nunca molesta en los bares de propietarios mallorquines y sin embargo acosan a (a los de extranjeros). Es injusto e injusto que nos traten de esta manera. ¿Por qué? Son tan groseros y agresivos... Uno incluso me golpeó una vez. Se lo dije a mi abogado pero me negué a denunciarlo porque pensé que sólo causaría más problemas».

La respuesta de Manu Onieva: «Si en algún momento usted ha sido abordado, o siente que usted está siendo víctima de la Policía, es imperativo que lo informe. Mis Concejalías de Portals, Esperanza Català, y de la Comunidad Internacional, Angie Guerrero están a su disposición y le haría una visita, si así lo desea. Angie puede ser contactada en 617...».

A pesar de las promesas anteriores fue ignorada nuestra queja al Ayuntamiento. Nunca recibimos la visita de Angie Guerrero o Esperanza Català, ¡nunca! (...).

Una noche, mi esposa estaba cerrando el bar y tres agentes de la policía aparecieron para amenazarla e intimidarla. Ella lloró y les suplicó por qué estaban haciéndole esto. (...)».