La pelea entre las dos familias se registró en la calle Cardenal Rossell. | Vasil Vasilev

17

Una separación de pareja es el origen de las desavenencias entre los dos clanes gitanos implicados en la pelea de es Coll d’en Rabassa, que acabó con dos apuñalados, uno de ellos de carácter grave. El Cuerpo Nacional de Policía lleva a cabo la investigación y continúa realizando gestiones para esclarecer el caso y arrestar a los sospechosos, que pertenecen a dos familias de Son Gotleu y la Soledat. Hay varios identificados y las pesquisas se llevan a cabo con discreción.

La pelea se inició sobre las cinco de la madrugada del sábado al domingo en una discoteca de Can Pastilla, donde coincidieron miembros de los dos clanes. Los integrantes de una familia se marcharon en un coche y los miembros del otro clan los siguieron en dos vehículos. El turismo que iba en primer lugar se accidentó en la calle Cardenal Rossell de es Coll.

Allí la pelea siguió con cuchillos y palos y en el transcurso de la trifulca hubo dos apuñalados, de 27 y 31 años de edad. El primero ingresó grave en Son Espases con una cuchillada en el abdomen y tuvo que ser operado de urgencia, y el segundo ingresó en Son Llàtzer con distintas lesiones de arma blanca y su pronóstico era reservado.

Noticias relacionadas

La policía tuvo que calmar los ánimos ya que miembros de las dos familias amenazaron con tomarse la justicia por su mano.