Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía llevan a cabo una inspección en la finca donde se produjo el robo. | A. Sepúlveda

26

Eran las dos de la tarde del 27 de febrero de 2008 y en la Audiencia Provincial de Palma estaban todos, o casi todos los procesados por el llamado ‘caso Son Banya’. Los magistrados acababan de dar a conocer su decisión sobre las penas a los distintos condenados, que tenían que ingresar de inmediato en la cárcel. ‘Pepote’ y Mariángeles estaban en el patio, ensimismados. A pocos metros ‘El Moreno’, ‘El Loco’ y ‘El Charly’. Los dos primeros hermanos de ‘La Paca y el tercero primo. En los calabozos, ‘La Paca’ y su hijo, ‘El Ico’. Un abogado le acababa de comunicar a éste último los años de condena que tenían él y su madre. Entonces se escuchó un grito, casi un aullido: «!Habéis visto lo que les han hecho a los gitanos¡ ¿Eso es Justicia? !La que has liado Charly, te voy a matar!».

Si se mira el hecho aislado puede interpretarse como un simple cabreo. Pero son muchos los que entendieron el trasfondo de los gritos de ‘El Ico’. Para ello hay que retroceder en el tiempo hasta la madrugada del 17 de abril de 2006. En una finca adyacente al poblado de Son Banya había una caja que contenía seis millones de euros. Estaba en una especie de zulo que había construido un paraguayo. La citada madrugada el dinero fue robado y, días después, familiares de ‘La Paca’ localizaron en Palmanova a los ladrones. Entre los familiares estaba ‘El Charly’ y se produjo otra ‘anécdota’. Al verlo, el joven que había ejecutado el robo se lo quedó mirando extrañado como preguntándose «¿y tú qué haces aquí?».

Tercera ‘anécdota’. Días después del robo llegó el comentario, o rumor si se quiere, a personas del ámbito judicial de que personas próximas a ‘El Charly’ habían pagado una importante deuda económica que tenían con un clan de narcotraficantes del barrio de ‘La Mina’, en Barcelona. Curiosamente el clan es el de ‘Los Jodorovich’, el mismo que aparece en el proceso por la ‘operación Kabul’. Una de las conclusiones es la de que el ‘cerebro’ del robo de los seis millones pudo ser ‘El Charly’ aunque, que quede claro, el robo no se ha denunciado nunca y la cantidad que se recuperó por parte de la policía fue la de un millón. El resto sigue siendo un misterio. Uno de los misterios de Son Banya.