El ex novio de la mujer asesinada en el Port d'Andratx, Nuria Orol, ha pasado hoy a disposición judicial. | A. Sepúlveda

26

Ni libre ni preso. El juez de guardia concedió tres días más a la Guardia Civil para que reúna más pruebas contra Zouahir A., el único detenido por el asesinato de Nuria Orol en el Port d'Andratx. La Guardia Civil no descarta que haya más personas implicadas y al marroquñi también se le acusa de narcotráfico porque se encontró droga en su casa. La medida, muy poco usual, se argumenta por parte del magistrado ante la necesidad de practicar nuevas diligencias de investigación.
En su declaración ante el magistrado Joan Catany, el detenido insistió en su inocencia. Admitió que estuvo en dos ocasiones en la casa de Nuria en el Port d'Andratx el domingo y el lunes (el día del crimen y en el que se encontró el cuerpo). En la primera visita, señala que fue por la tarde para ver a la joven. Señaló que se encontró la puerta cerrada por dentro y que llamó al teléfono de la fallecida. Según dijo, oyó el móvil y supuso que estaba enfadada con él y que no quería verle, por lo que se fue. Al día siguiente una hermana del detenido llegaba a Palma desde Londres y pasó el día con ella. De acuerdo con su versión, por la tarde le llamó un hermano de Nuria porque no sabían nada de ella. Le pidió que fuera a la casa porque la madre de la fallecida quería comprobar si su hija estaba dentro y no tenía llave. Zouhair llegó y para entrar a la casa se fue a la parte trasera, hundió una persiana y descubrió el cuerpo de la víctima. Abrió a la madre y al rato se marchó, si bien regresó cuando le llamó la Guardia Civil.
También habló de su relación con Nuria. Señaló que esta se había establecido hace apenas un par de meses y que nunca vivió con ella.
A falta por el momento del arma o de huellas, contra el detenido existen indicios como los testimonios de vecinos que le vieron. También existe un testigo que asegura que vio a Nuria discutir con dos personas de origen magrebí días antes del crimen, si bien la descripción de éstos no coincide plenamente con la del arrestado.
La Guardia Civil mantiene otras vías de investigación, entre ellas la de un joven que conoció a Nuria en un centro de rehabilitación y que, el lunes fue visto por el Port d'Andratx y que preguntaba por ella.