El líder sufí ha sido absuelto de las supuestas amenazas de quemar la mezquita de Manacor. | ALEJANDRO SEPULVEDA

15

La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Manacor ha absuelto al líder sufí de Balears, Mohammed Es Souydy, que había sido acusado por el presidente de la comunidad islámica de esa localidad de amenazar con quemar la mezquita.

Los hechos se conocieron el 27 de abril pasado, cuando Ahmed El Youssefi, presidente de la comunidad islámica, compareció en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Manacor para denunciar unos hechos acaecidos meses atrás.

Enfrentamiento
Según el denunciante, Mohammed Es Souydy se personó en la mezquita «increpando a los presentes» y supuestamente profirió frases del tipo: «Voy a quemar la mezquita con vosotros dentro». Luego, según Ahmed, añadió: «Esta semana cerrará la mezquita y no entrará nadie más». El imán de la mezquita, Mahmoud El Hirech, también compareció en las dependencias policiales y ratificó la denuncia interpuesta por el presidente de la comunidad islámica.

Los denunciantes, además de una condena por amenazas, solicitaron una pena de alejamiento para el líder sufí, para que no pudiera acercarse a la mezquita. La sentencia considera probado que ese día Es Souydy se vio en la mezquita con otros miembros de la comunidad musulmana «para tratar un desacuerdo con el imán y la forma de gestionar la misma, dirigiéndose después al imán manifestándole que si no cambian los responsables va a cerrar la mezquita».

El líder sufí sostuvo, durante el juicio, que nunca había amenazado con quemar el templo, y sí reconoció, en cambio, que les había anunciado que intentaría cerrar la mezquita. La jueza de Manacor considera que la expresión de cerrar la mezquita evidencia que los dos grupos enfrentados «discrepan en la forma en la que ha de gestionarse» el centro religioso. «Así, los denunciantes quieren expulsar al acusado de la mezquita y el acusado quiere que se cambie a los responsables y se designe otro imán», recoge el fallo judicial.

Sin pruebas
La jueza concluye que no hay pruebas para acreditar que Es Souydy amenazara con quemar el templo musulmán de Manacor y falla que «lo que pretende es provocar, de alguna forma que, visto que hay dos grupos de fieles que no se entiende, intervenga la policía y, de este modo, entiende que provocará el cierre de la mezquita y, con ello, un posible cambio de sus dirigentes».