Durante la jornada de ayer varios vecinos de la urbanización de Cala Blanca, en Camp de Mar, en Andratx, alertaron de la aparición de una urna fúnebre y de la proliferación de actos vandálicos en las inmediaciones.
Al parecer, hace unos años, se proyectó la creación de una urbanización en Cala Blanca que, posteriormente quedó paralizada y desclasificada. Antes de ello, la citada urbanización se había acondicionado construyendo las calles, accesos, dotación del alumbrado público y servicios necesarios. La promotora también edificó un importante número de casetas de contadores cerradas todas ellas con puertas metálicas. Ahora, según los vecinos, un grupo de vándalos destrozaron las cerraduras y, en algunos casos, tiraron las puertas y accedieron al interior de los cuadros eléctricos. Una vez dentro, robaron el cobre del cableado y se dieron a la fuga. Los daños materiales ocasionados son muy importantes.
De hecho, en la misma zona, también fue localizada una urna fúnebre, de color azul marino, con las cenizas del fallecido en su interior. Parte de las mismas aparecieron esparcidas por el suelo. Rápidamente se alertó a las autoridades competentes y, por el momento, se desconoce la propiedad de la urna y la identidad de las cenizas del fallecido que había en su interior.