Niños disfrazados para disfrutar de la noche de Halloween. | Javier Coll

3

Este jueves llega Halloween, una fecha en la que muchos adultos y niños aprovechan para disfrazarse y disfrutar de una noche única. Aunque la fiesta en sí no presenta ningún peligro, conviene mantener una serie de precauciones.

Hay que tener en cuenta que la Dirección General de Consumo del Govern ha retirado estos días unos 4.000 artículos como disfraces, máscaras, artículos de broma y otros complementos relacionados con esta fiesta.

Por ello, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ofrece una serie de consejos para disfrutar de estos días sin riesgos y, además, sin gastar más de la cuenta.

Disfraces

En el caso de los disfraces, sobre todo si son para niños, se recomienda lavarlos antes de utilizarlos o como mínimo abrirlos 48 horas antes con el fin de limitar la presencia de sustancias potencialmente peligrosas. También hay que controlar el fuego y las fuentes de calor, porque algunos disfraces pueden ser inflamables.

Hay que tener cuidado con los cordones y las cintas, ya que pueden provocar accidentes. En el caso de los cordones de las capuchas o los localizados alrededor del cuello, se debe prestar mayor atención por el riesgo de estrangulamiento. Más en concreto si el menor tiene menos de siete años, no tiene que llevar cuerdas ni cordones en la zona del cuello; si tiene más de siete años, los cordones no pueden ser superiores a 7,5 centímetros de largo; y si tiene menos de 14 años, el adulto tiene que indicar al menor las advertencias de seguridad.

Participants dressed as zombies take part in a "Zombie Walk" parade to celebrate upcoming Halloween in Kiev

Noticias relacionadas

Además, se debe comprobar que los complementos no tengan partes puntiagudas ni piezas pequeñas que puedan desprenderse y que las máscaras tengan suficientes orificios de ventilación que eviten la asfixia. Además, las máscaras tienen que ser adecuadas para el tamaño y la edad de las personas que tengan que usarlas.

Si se opta por la elaboración propia del disfraz, Consumo indica que además de lo expuesto, una buena opción es utilizar materiales reciclados, acudir a tiendas de segunda mano o intercambiar los trajes. De este modo se evita el consumo de plástico, presente en la mayoría de los disfraces, cuya composición es el poliéster.

Maquillaje

Respecto al maquillaje, este no se recomienda en menores de 3 años. En el caso de ser indispensable, es preferible usar maquillaje al agua, que es más fácil de aplicar y quitar. A la hora de aplicarlo, se debe evitar el maquillaje en cantidades excesivas; limpiar bien la piel cuando cuando se retire sin que queden restos; en el caso de sufrir una reacción, se debe eliminar la pintura y aclarar bien con agua; evitar los esmaltes en el caso de los niños, ya que tienden a llevarse las manos a la boca y, respecto al pelo, es mejor optar por una peluca antes que teñir el cabello con spray.

Respeto a la composición, de deben evitar los maquillajes que incluyan parabenos, como el propil y el butilparaben, y fragancias, ya que son sustancias potencialmente alergénicas. Si no se especifica la composición del cosmético, mejor no utilizarlo.

En lo referente a las lentillas de fantasía (ojos de serpiente, de zombi, de vampiro…), la OCU recomienda no comprarlas por internet ni en tiendas de disfraces. Desde el organismo indican que el lugar más apropiado para adquirir este tipo de producto son las tiendas físicas que cuenten con un profesional óptico optometrista, que supervise la venta y garantice que no se pone en riesgo la salud de los ojos.

Por último, si se decora la casa en Halloween también hay que seguir una serie de precauciones. Se debe tener especial cuidado con las velas dado que, al margen de poder provocar un incendio, pueden emitir sustancias peligrosas. Si se desea utilizar velas, la OCU recomienda que sean las menos perfumadas, que se ventile la habitación donde se ubiquen y hay que evitar que estén al alcance de los más pequeños.