Eric Jareño, alcalde de Llucmajor, fue modelo.

9

Éric Jareño (Llucmajor, 1989) se convirtió el pasado sábado en el alcalde de Llucmajor, la tercera localidad con mayor número de habitantes de Mallorca tras Palma y Manacor.

Este joven de 30 años lleva viviendo unos meses una actividad frenética, no sólo por su labor política, sino porque ha encontrado tiempo para acabar el grado de Periodismo en la rama de Publicidad a través de la educación a distancia. «Y antes fueron las elecciones generales y antes, en Llucmajor, estábamos inmersos en un proceso de democracia interna», comenta.

Entre los 16 y los 25 años, Éric tuvo unos años donde se ganó un buen dinero como modelo. «Todo ocurrió por casualidad. Un día iba con un amigo por lo que antes era Festival Park (hoy Mallorca Fashion Outlet) y una chica me paró y me dijo si me quería presentar a un cásting. Lo gané y a partir de ahí comencé a trabajar bastante, no sólo en Mallorca, sino también fuera de la Isla». En esos inicios «hice mucha fotografía, participé en videoclips, salí en anuncios en el descanso de la Champions cuando en el partido que ofrecía Antena 3 se incluían anuncios locales. También me apunté a un cásting para una película de Disney. La verdad es que guardo un gran recuerdo de esa época, donde conocí a mucha gente interesante. Y, monetariamente, pues quizás era cuando más dinero he tenido. Se cobra bastante bien», explica entre risas.

Además de como modelo, Éric se ha ganado la vida llevando las cuentas de una empresa y trabajando en los negocios de su familia en el ramo de la hostelería. «Mi madre siempre me dice que hay que saber hacer un poco de todo».

Su dedicación a la política le viene por el hecho de considerarse una persona muy inquieta y curiosa. «En mi familia no es que no haya ningún antecedente, sino que yo creo que ni votaban antes de que yo entrara en este mundo». A los 18 años se afilió al Partido Popular, «que es quien mejor representa los valores en los que creo, aunque me gustaría que se modernizara en muchos aspectos». Como referentes, por una cuestión generacional se identifica con Pablo Casado, pero el político que ha causado una mayor huella en él ha sido José María Aznar.

Apasionado del mar y lector irregular por falta de tiempo, explica que un libro que le marcó fue El alquimista. «También me apasiona viajar y me considero más viajero que turista. Tengo una hermana adoptada de República Dominicana y he estado en ese país muchas veces y tengo muchos amigos dominicanos. Conozco México y Brasil. Me encantan los países con clima cálido». Pero ahora su vida está centrada al máximo en la política y lo de viajar le queda lejos, lo mismo que tener pareja. «No creo que sea el mejor momento porque sinceramente no tendría tiempo para dedicarle».

Aficionado al fútbol

Éric Jareño se relaja con el fútbol, pero más como jugador que como espectador. Desde pequeño disfruta jugando y trata de emular a su gran ídolo, Zinedine Zidane, quien también le ha hecho vibrar mucho como entrenador, ya que es un gran seguidor del Real Madrid. «Jugué desde la escoleta hasta los 20 años y me definiría como un jugador que nunca da un balón por perdido, pero que siempre juega de manera deportiva. De hecho, en todos los partidos que disputé, sólo me sacaron una tarjeta amarilla y fue injusta. Desde hace unos años, sólo juego ‘pachangas’ con los amigos». También es seguidor del Mallorca y del Atlético Baleares. «Ojalá puedan subir ambos».

ERIC JAREÑO BATLE LLUCMAJOR