Michelle Obama, embarcando en Puerto Portals. Tras ella, con polo azul, Michael Smith. | Julián Aguirre

7

Michelle Obama sigue sus vacaciones en Mallorca, aunque ha variado la dinámica de sus salidas. Si el primer día dedicó una hora escasa a conocer el Camí des Correu, que conecta Esporles y Banyalbufar, el segundo visitó Gordiola, siempre bajo estrictas medidas de seguridad.

En su tercera jornada en la Isla, visitó este jueves el Port de Sóller, llegando hasta el faro. Desde allí disfrutaron de la bella panorámica que ofrece el enclave. Realizó la excursión desde el monovolumen con cristales tintados que la conduce a lo ancho y largo de la Isla, siempre en compañía de sus anfitriones, el ex embajador de Estados Unidos en España, James Costos, y Michael Smith, un reputado interiorista que en su día decoró la Casa Blanca. A la hora de comer volvieron a Ses Planes, la finca de Esporles en la que se alojan y desde la cual puede disfrutar de los parajes de la Serra de Tramuntana, paseando por los amplios jardines de la propiedad.

Ya por la tarde, la comitiva salió de la residencia de Marieta Salas y se dirigió hacia Puerto Portals. Los vehículos se detuvieron ante el Illa, embarcando en él Michelle y sus amigos junto a parte del séquito. El resto del grupo lo hizo en la embarcación vecina.

La esposa de Barack Obama volvió a demostrar que no tiene interés en ser fotografiada durante sus vacaciones en Mallorca, dada la extremada rapidez con la que subió a bordo del yate que la conduciría hacia el Cap Blanc. En ningún momento desvió la mirada del suelo, dirigiéndose con paso firme hacia el interior del barco. Lo hizo descalza, con gafas ocuras, vestida con un top blanco y una falda blanca con pájaros azules sobre un traje de baño rojo, llevando colgada del hombro senalla de Mallorca.

Tras un buen rato contemplando el anochecer desde el barco, aunque sin poder disfrutar de una puesta de sol al uso por las nubes del cielo, pusieron rumbo en dirección a Palma, fondeando de nuevo esta vez a la altura de s’Arenal, desde donde avanzada la noche volvieron a puerto.