Joan Roselló junto a su Renault Rodéo 4 de 1973. | Laura Gómez

Joan Rosselló nos cuenta la historia de este raro Renault 4 Rodéo de 1973, que adquirió en 2006, en malas condiciones. Se fue a Puigcerdá en busca de un coche clásico ya que por aquella época le picaba el gusanillo de este tipo de coches y casi de casualidad encontró este vehículo en un campo abandonado.

Se hizo el trato y tras unos primeros retoques iniciales logró ponerlo en marcha y que pudiera llegar hasta Barcelona donde lo embarcó rumbo a la Isla. Una vez en Palma comenzó la difícil tarea de reconstruir el vehículo, que conserva casi con todas las piezas originales, así como cambiar la matrícula, ya que en un principio estaba matriculado en Francia.

La restauración y el cambio de papeles fue duro ya que no abundan las piezas de repuesto y el proceso de cambio de papeles también se complicó. Al final consiguió matricularlo en 2007 y desde entonces lo utiliza a diario como un turismo cualquiera. Más claro está en verano, pues es un coche ideal para esta época del año, aunque en invierno no duda en aprovechar algunos días de buen tiempo para salir con este peculiar auto.

Noticias relacionadas

Joan asegura que, aunque no es un coleccionista, sí le gustaría poder hacerse con un Mini Coupe y restaurarlo poco a poco, ya que tiene conocimientos de mecánica y sobre todo, algo importante, paciencia. Y no hay que olvidar que también posee algunas interesantes motocicletas.