Las paradas de comida siempre tienen gran aceptación. | R.P.F.

0

Uno de los actos más concurridos de las fiestas patronales de Sant Llorenç es la tradicional Fira Nocturna que, este año, ha llegado a su XXVI. Cientos de personas recorrieron el sábado por la noche la zona de s’Estació repleta de paradas de artesanos y gastronomía.

El Ajuntament había invitado a artesanos y comerciantes de la localidad a participar en la feria que aglutinó más de 35 paradas de venta de objetos y artesanía, además de otras 20 paradas de comida. Los ya conocidos ‘foodtrucks’ no dejaron indiferente a nadie, al igual que los puestos de cocas o elaboraciones más tradicionales.

De esta manera, la Fira Nocturna se ha convertido en una actividad imprescindible en el programa de fiestas donde, además de pasear y refrescarse un poco de las altas temperaturas que se registraron en Sant Llorenç durante el día, ciudadanos y visitantes pudieron también cenar y coger fuerzas antes de la Revetlla. La música tampoco faltó a la cita con los Xeremiers des Puig de sa Font y la charanga de Els Valencians que recorrió la feria. Para este lunes está previsto el sopar de gent gran en la plaza del Ajuntament y la verbena de baile de salón.