Desde hace meses, y especialmente en las últimas semanas, los nueve municipios del Raiguer en los que la contrata de Prezero realiza la recogida reportan continuos problemas con el servicio.

9

La empresa que realiza la recogida selectiva en nueve municipios de la Mancomunitat del Raiguer (Alaró; Binissalem; Búger; Campanet; Consell; Lloseta; Mancor; Santa Maria y Selva) ha solicitado la rescisión del contrato por no poder asumir el servicio con garantías. En los últimos meses se han producido numerosas incidencias que se han visto acrecentadas en verano, con calles repletas de bolsas sin recoger en los portales, varios casos en los que se han mezclado fracciones que habían separado correctamente los vecinos, puntos verdes repletos y otros incumplimientos, algunos ya sancionados.

En septiembre de 2021, la Mancomunitat del Raiguer y    Cespa-Ferrovial firmaron un contrato con una duración de 8 años y un presupuesto de 12 millones de euros para realizar el servicio de recogida en estos nueve municipios del Raiguer que no tienen contrata propia. La empresa Prezero adquirió las acciones de Cespa en diciembre de 2021 y se convirtió en la responsable del servicio en el Raiguer. El presidente de la Mancomunitat y alcalde de Consell, Andreu Isern, confirmó ayer que Prezero nos ha solicitado «la rescisión amistosa del contrato, por lo que la Mancomunitat perdonaría el montante de las garantías que figuran en el contrato firmado no hace ni un año».   

Ahora, los servicios jurídicos de la Mancomunitat realizarán un informe para comprobar la viabilidad de este proceso, «y convocaremos un pleno a principios de septiembre para tomar una decisión, que deberá ser acordada por los municipios afectados». El próximo paso será «realizar una nueva licitación y no otorgar el servicio a la empresa que quedó segunda en la convocatoria de 2021. Será un proceso que se hará de urgencia, porque lo necesitamos en la mayor brevedad posible», concluyó el alcalde Andreu Isern.   

Cabe resaltar que en estos últimos meses ha planeado la posibilidad en el seno de la Mancomunitat del Raiguer de emprender la rescisión unilateral del contrato por las continuas deficiencias que reportaban los nueve municipios afectados. La Mancomunitat ha impuesto ya cuatro sanciones a Prezero, una de ellas de 40.000 euros por haber mezclado en varias ocasiones las fracciones que los ciudadanos habían separado correctamente. En total, las multas ascienden a unos 60.000 euros. La mayoría de los municipios han publicado en redes sociales un comunicado en el que piden disculpas a los vecinos «por todas las molestias que padecéis» y anuncia que «desde la Mancomunitat y los ayuntamientos vigilaremos el servicio día a día y esperamos que próximamente sea de la calidad necesaria».