Imagen de la finca de Son Galceran. | R.L.

25

Manuel March Cencillo, nieto del fundador de la Banca March, firmó durante el pasado mes de mayo la compraventa de la histórica finca 'Son Galceran'. La propiedad ubicada en las afueras de Valldemossa ha sido adquirida por un matrimonio extranjero y la operación ronda los 10 millones de euros.

No obstante, March Cencillo se enfrenta ahora a una demanda. Según ha difundido El Confidencial, un fondo de inversión con sede en Luxemburgo reclama judicialmente 2,7 millones de euros. A finales del año pasado, el antiguo propietario de la mansión, alcanzó un acuerdo para vender Son Galcerán por unos 8 millones. March recibió una cantidad a cuenta, pero la firma de la escritura nunca llegó a producirse.

Según ha podido saber este periódico, los representantes de la sociedad luxemburguesa, vinculada a un empresario venezolano, aplazaron hasta en dos ocasiones la firma definitiva de la compraventa argumentando diversos incumplimientos por parte de March Cencillo, entre ellos, que no se habían retirado los muebles de la mansión o que Juan José Jara, cónyuge de Manuel March, no estaba presente en la notaría, un requisito que establece la ley cuando se trata de una vivienda habitual.

Noticias relacionadas

Ante esta situación, March decidió pasar página y aceptar la oferta de un matrimonio extranjero, que desde mayo es el nuevo propietario de la mansión en la que llegó a hospedarse la emperatriz Sissí.