El santuario de Lluc ha acogido a muchas personas | Laura Becerra

4

La pandemia ha impedido un año más la celebración de la tradicional ‘Pujada a Lluc a Peu’, tanto desde la Part Forana como desde Palma. No obstante la figura del fundador de esta marcha popular, Tolo Güell, ha estado este domingo muy presente en el corazón espiritual de Mallorca.

El Santuario de Lluc ha celebrado el día de la Mare de Déu de Lluc, Patrona de Mallorca, con una misa solemne presidida por el obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull. En el momento de la tradicional ofrenda a la Verge, el presidente del Grup Güell, Francisco Bauzà, ha entregado de forma simbólica más de 40.000 kilos de alimentos que esta asociación ha recogido gracias a las donaciones de empresas insulares y a la gestión logística del Ejército de Tierra.

Tras la misa solemne, la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, ha inaugurado en los jardines del Santuario un monolito en homenaje a la figura de Bartomeu Barceló, popularmente conocido como Tolo Güell.

Un momento del oficio religioso
Un momento del oficio religioso celebrado en Lluc.

Tolo Güell fue el impulsor de la célebre marcha 'Des Güell a Lluc a Peu' que se inició en 1974 y que, hasta la irrupción de la COVID-19, seguía vigente cada verano con la tradicional salida desde la calle Aragón, enfrente de donde se encontraba el célebre Bar Güell que Tolo regentaba.