El regidorde Agricultura Sebastià Aguiló. | A.B.¶

5

La Agencia Balear del Agua y de la Calidad Ambiental (Abaqua) asegura que «la depuradora de Sóller cumple la normativa en cuanto a aguas depuradas». El director de la agencia, Guillem Rosselló recordó que el propio presidente de los regantes atribuyó el reciente vertido de aguas fecales en la red de riego a  «un hecho puntual por la llegada a la estación de depuración de un volumen de agua superior al que puede asumir».

Sin embargo el concejal de Agricultura, Sebastià Aguiló, afirma que la calidad del agua de la depuradora no cumple las condiciones según la analítica que pidió después del último episodio de contaminación fecal. Este hecho ha obligado a los regantes a prescindir de esta agua hasta que se garantice su calidad mediante analíticas aleatorias.

Noticias relacionadas

Por su parte, Abaqua recuerda que «la normativa de referencia que se ha aplicado a esta analítica no es la de aguas depuradas sino la del aguas que van a ser reutilizadas para riego, o sea regeneradas». En este sentido Rosselló cree que «el concejal ha llegado a    conclusiones erróneas ya que la legislación vigente deja claro que son los concesionarios del agua que tienen que garantizar que las condiciones para reutilizarse para riego u otros usos permitidos». También critica al ayuntamiento por haber analizado solo el agua de salida «pero no la que su red envía a la depuradora». Rosselló concluye que «sólo hay problemas cuando llueve y esto es porque el municipio no ha completado la separación de sus redes de pluviales y residuales».

La EDAR de Sóller es para 24.000 habitantes

La capacidad de la depuradora de Son Puça es para una población de 24.000 habitantes. Cifra probablemente superada este agosto. También hubo una tormenta que envió un volumen añadido de agua de lluvia mezclada con residuos.