El ganado ovino es el más perjudicado por los ataques de perros aunque también afectan a las aves de corral. Además de por las muertes los rebaños tardan en recuperarse por el alto índice de animales heridos. | Archivo

15

La falta histórica de efectivos policiales y agentes de la Guardia Civil (ahora aún más desbordada por la pandemia) ha dejado en un segundo plano la problemática que viven día a día los payeses que pierden buena parte de sus rebaños por los ataques de perros en el mundo rural. Los expertos advierten de que «cansados de no tener respuesta, muchos de ellos ya no denuncian».

Desde el mes de noviembre el Govern ha revisado los protocolos de actuación aprobados en 2019 y reforzado el contrato con Natura Parc que ahora está de guardia las 24 horas para capturar a los canes y realizar el peritaje. Este es imprescindible para cobrar posibles indemnizaciones en caso de juicio.

Biel Torrens, director general d’Agricultura i Ramaderia del Govern, explica que «aunque parece que no todo el mundo lo sabe, los payeses deben llamar al 112 que avisa a las fuerzas de seguridad (que actúan en función de su disponibilidad) y a la empresa que actúa de forma inmediata».

Si en 2019 se registraron en el Servei de Ramaderia 55 ataques de perros al ganado, el cómputo sufre una caída histórica en 2020 con 28 ataques registrados. Las cifras totales de capturas de los perros atacantes apenas han variado (28 en 2019 y 27 en 2020) por lo que tanto Torrens, como el responsable de Natura Parc, Toni Mas, aseguran que «el nuevo protocolo está funcionando porque se producen proporcionalmente más capturas». En el mes de diciembre de 2020 se registraron cinco ataques y en tres de ellos los canes fueron capturados.

Noticias relacionadas

El veterinario Tolo Palou, que lleva años denunciando la problemática y pidiendo responsabilidad a los propietarios de canes y una mayor implicación de la administración explica que «desde el inicio de la pandemia los payeses tienen dificultades para que vaya la policía local porque son pocos y tienen otras prioridades así que muchos, cansados de llamar han dejado de denunciar y eso nos lleva a tener unas cifras registradas que no son fiables». Palou opina que «una buena solución sería dotar a los agentes de Medi Ambient para que ejerzan esta función».

Toni Mas, responsable de Natura Parc, coincide con Palou en que «la guardia civil o la policía local son autoridades y es importante que acudan. Nosotros ahora estamos de guardia las 24 horas, acudimos de forma inmediata y hacemos el peritaje y las capturas, pero es muy importante que la guardia civil o la policía certifiquen lo ocurrido».

Tanto el veterinario como el responsable de Natura Parc opinan que parece que existe una relación directa entre el incremento de ataques de perros al ganado en Mallorca y la ocupación del suelo rural para uso residencial.

Así, Toni Mas explica que «aunque los ataques se siguen dando sobre todo en el Pla, este año observamos que también se dan ataques en la zona de Tramuntana que podrían estar relacionados con un mayor uso de las segundas residencias durante la pandemia». Pese a que las capturas de perros han aumentado Mas lamenta que «todavía encontramos perros sin chip».