Imagen aérea de la casa de Boris Becker en Artà. | STARPRESS/ Kay Kirchwitz - STARP

13

Una comitiva judicial, con el apoyo de la Guardia Civil y la Policía Local, ha desalojado este martes a un grupo de okupas que residían en la casa que fue propiedad hace años del tenista Boris Becker.

La Guardia Civil había identificado hace varios días a los okupas que residían en la vivienda, y llegó a tomar los datos de hasta 10 personas, si bien este martes no todos ellos se encontraban en la vivienda cuando se ha ejecutado el desalojo.

La familia que ha sido desalojada, formada por un hombre, una mujer embarazada y un menor, ha acudido al Ajuntament de Artà a solicitar ayuda a los Servicios Sociales. Dicho departamento municipal está gestionando la habilitación de algún tipo de alojamiento temporal para ellos.

Al parecer se trata de otros okupas diferentes a los que estaban antes. Como informó este periódico, el pasado mes de mayo, el inmueble estaba ocupado por tres alemanes: Bauchi, Hassel y Steffi. Estas personas aseguraban que cuidaban la residencia. Sin embargo, estos okupas se fueron y dejaron en la vivienda a una pareja.

Por otra parte, según indican medios alemanes hace unos días se rodó en el chalet una película porno, que podría haber levantado sospechas sobre la okupación del inmueble.

La Villa Son Coll

Villa Son Coll consta de una casa de unos 2.900 metros cuadrados construidos, con pista de tenis y cancha de baloncesto, en un terreno de 265.000 metros cuadrados.

Noticias relacionadas

Fue adquirida en 1997 por Becker, que tuvo que hacer frente a una multa de 214.000 euros en 2004 por obras ilegales en Son Coll. Le fue embargada judicialmente en 2011 por varias deudas, cuando ya llevaba años en venta.