Los manifestantes se concentraron en el pinar y mostraron pancantas en contra de la obra. | Gori Vicens

11

Unos 300 vecinos se concentraron este domingo por la mañana en la pequeña pineda de sa Bassa Nova, junto al mar, en Portocolom, para mostrar su oposición a la construcción de un sendero de marés en esta zona.

La polémica por esta obra se desató el pasado martes cuando los operarios de una empresa contratada por Ports de les Illes Balears comenzó a extender una solera de hormigón para asentar bloques de marés y crear así un camino peatonal de unos 300 metros de longitud en esta zona de pinar, tierra y rocas que transcurre junto al mar.

Enseguida, vecinos y colectivos como la Plataforma Salvem Portocolom empezaron a mostrar su rechazo a dicha actuación mediante las redes sociales, opinando con numerosos comentarios. A la vez, convocaron una concentración, que tuvo lugar ayer en este punto dónde se iniciaron las obras. En el pinar, se mostraron pancartas contrarias a esta obra y se leyó un manifiesto pidiendo su paralización y la restitución al terreno original.

Noticias relacionadas

En este sentido, Miquel Àngel Lobo, portavoz de la Plataforma Salvem Portocolom ha explicado que «pedimos a Ports que deje de poner cemento en Portocolom. Sa Bassa Nova es una de las pocas zonas de litoral natural que quedan en este puerto y queremos que se mantengan así». Por ello, en la concentración se instó a que «se restituya el terreno a su estado anterior, ya que es una zona que desde hace muchos años la gente la usa para pasear sin ningún problema. Esta obra no tiene ningún tipo de justificación», concretó Lobo. Des de Salvem Portocolom se mostraron «satisfechos» por la respuesta de la ciudadanía a la convocatoria de la concentración, «hecho que demuestra el rechazo social que tiene esta actuación», explicaron.

Cabe recordar que una vez colocadas las primeras piezas de marés para valorar cómo quedaba, la noche del miércoles al jueves, alguien se encargó de arrancarlas y romper la mayoría, hecho que provocó la condena por parte de vecinos, del Ajuntament de Felanitx, de Ports IB y de las asociaciones de vecinos y de comerciantes del puerto felanitxer, que mostraron su apoyo a la construcción de este sendero.

Debido a la división de opiniones, todo indica que estos días habrá una reunión entre Ports y el Ajuntament para valorar qué se hace en la zona: si se continúa con el proyecto, si se modifica o, por el contrario, se desmonta y se devuelve al estado inicial.