El Govern ha decretado una concesión temporal urgente a la empresa Transabus para el servicio entre Inca y Lluc. | Juanjo Roig

8

El trayecto de la línea de bus que entre Inca y Lluc cuenta desde principios de mes con una nueva empresa que realiza el recorrido después de que el Govern decidiera retirar la concesión a la anterior empresa por utilizar coches particulares para dar este servicio.

La decisión administrativa procedente de la Direcció General de Transports ha consistido en suprimir de urgencia la concesión de la línea 330, la única que la empresa denunciada conservaba en todo el sistema del Consorci de Transports de Mallorca, y concederla de forma temporal a Transabus.

El Govern ya había recibido otras quejas por la calidad del servicio en los últimos meses, pero las denuncias de usuarios alertando de que se estaban utilizando coches particulares para realizar el trayecto entre Inca y Lluc, pasando por Selva y Caimari, provocó que la Conselleria de Mobilitat se pusiera en contacto con la empresa concesionaria que alegó problemas técnicos puntuales y aceptó desde el primer momento la retirada de la concesión administrativa de esta línea.

El registro de estas irregularidades supone una falta muy grave en contra de las condiciones de la concesión administrativa, según consideran desde la Direcció General de Transports, que aún está barajando la posibilidad de ampliar la multa. Por otra parte, el expediente se ha dado a conocer a Tráfico por si existieran indicios de uso indebido de vehículos no autorizados.

El Consorci de Transports de Mallorca ya ha adjudicado el transporte regular de pasajeros por carretera en el norte de la Isla al Grupo Ruiz, una empresa con sede en Madrid.
A través de Empresa Martín prestara el servicio en todas las líneas que abarcan desde Valldemossa a Santa Margalida. La fecha máxima de comienzo efectivo de la concesión se ha fijado para noviembre del próximo año aunque fuentes de Mobilitat creen que se podría avanzar, pero no antes de 2020.