El héroe Joan Mas, en una imagen del simulacro de 2017, con las ‘cristianas’ como meras espectadoras. | T. Ayuga

12

Las mujeres recuperarán este año el papel protagonista que tuvieron en los inicios del simulacro de los Moros i Cristians de Pollença, alrededor de 1857. Este papel protagonista se lo arrebató la historia a partir de 1882, año en el que se recuperó la representación de la batalla (había dejado de celebrarse en 1864 debido a una gran crisis económica), pero ya solo protagonizada por hombres.

Los historiadores no tienen claro en qué año Pollença comenzó a celebrar el simulacro de la batalla de los Moros i Cristians. La primera noticia documentada data de 1860, pero una investigación del historiador Pere Salas sobre Ramon Picó i Campamar rescató hace un par de años una descripción que el escritor hacía de la fiesta en una versión más antigua, datada entre 1857 y 1858, que destacaba el papel protagonista de las mujeres que se incorporaban armadas con filoses y arpes para batallar hasta expulsar a los moros.

El hallazgo del documento contribuyó a avivar un clamor que desde hace tiempo bullía entre buena parte de las pollencines que no estaban dispuestas a limitarse a observar la fiesta desde fuera. La participación de las mujeres en el próximo simulacro era este miércoles ya un secreto a voces en Pollença.

El colectivo feminista La Mala Pécora ha presentado una propuesta formal que ha recibido el apoyo del Ajuntament para recuperar la participación activa de la mujer en la fiesta que cada 2 de agosto rememora la expulsión del pirata Dragut y sus secuaces, a manos de los vecinos.

Se calcula que participarán al menos 70 mujeres, vestidas a la antigua y armadas con filoses y forques. La idea es aprovechar la separación de los dos bandos que se produce en el combate a la altura de Sant Jordi (cuando los moros reculan la calle mayor) para incorporar al grupo de mujeres que atacan. Será un modelo similar al que sirve para incorporar a la Ajuntament Vella desde la calle Àguila. Las mujeres embestirán así desde la calle Sant Jordi para sumarse al bando de Joan Mas en el combate.

El colectivo feminista La Mala Pécora ha convocado una reunión informativa este jueves 4 de julio, a las 20 horas en el Casal Can Llobera de Pollença (sede del archivo histórico) en la que presentará la propuesta.

Bajo el lema #JoTambéVullLluitar reivindica aquello que olvidó la memoria colectiva, pero que dejó escrito Ramon Picó i Campamar, un «papel activo y destacado en la batalla».

Casualidad, o no, a la hora a la que está prevista la reunión del colectivo de mujeres, se reunirá este jueves también la comisión de las fiestas de la Patrona. El regidor de Joventut, Mateu Soler, confirmó este miércoles que las mujeres tienen el apoyo del Ajuntament y que con la implicación de las áreas de Juventud, Fiestas e Igualdad, se revisarán los protocolos para garantizar su participación en el simulacro «de manera activa y sin riesgo para su seguridad». «Tendría que pasar una hecatombe para que no participaran este año», dijo Soler. «Nos parece una buena iniciativa y facilitaremos que se desarrolle», añadió.