La arena de es Trenc y de las playas de la Isla en general se marcha del litoral a camiones. Cada verano, toneladas de arena se escurren por el sumidero de hoteles y casas particulares. Y a ello hay que añadir la que se marcha como recuerdo por el aeropuerto envasada en frascos. | Redacción Part Forana

40

Al finalizar la temporada turística, las playas de sa Ràpita, ses Covetes y es Trenc, en el municipio de Campos, pierden 18 toneladas de arena. Así lo señala el informe de Medi Ambient, basado en un estudio realizado en Menorca en el que se señala que cada bañista se lleva, ya sea por adhesión al cuerpo o en toallas y ropa, 33,64 gramos de arena. Una cifra que, a una media de 5.000 usuarios diarios, indica que la pérdida de arena es de 168 kilos al día.

La pérdida de arena en las playas de Campos es un hecho evidente al observar antiguas fotografías de los búnkeres construidos en los años 40 y la situación de hoy. Antaño estaban cubiertos hasta la ventana que debía servir para disparar con la metralleta. Hoy la mayoría de ellos muestran sus cimientos. La ocupación de la playa en todo su conjunto, incluso alguna vez sin respetar la cuerda que impide ocupar las dunas, ayuda a esta acción.

A la vez, a la pérdida de arena por parte de los usuarios hay que añadir la retirada de algas que, hasta el momento, año a año se ha realizado con maquinaria pesada, y sin ir con cuidado con la separación de arena y algas. En muchas ocasiones estas algas se amontonan detrás de las dunas, hasta que algunas personas, ya sean payeses o no, las reclaman a los concesionarios de los chiringuitos para su uso en sus explotaciones ganaderas o fincas.

Recomendación

Recordemos que entre la amplia documentación que se elaboró para llevar a cabo la creación del Parc Natural Marítim-Terrestre de es Trenc-Salobrar en los municipios de Campos y ses Salines se realizó el Pla de retirada i gestió de les restes de Posidonia Oceanica de les platges del terme municipal de Campos que afecta a las playas de sa Ràpita, ses Covetes y es Trenc. En este estudio realizado por un técnico especialista se recomienda prohibir la retirada de algas en algunos sectores de las playas, así como diferenciar de manera muy clara las actuaciones de verano e invierno. Y se prevé devolver a la playa parte de las algas retiradas durante el verano. Todo ello siempre con el uso de maquinaria no pesada y adecuada para este trabajo.

Pese a ello, el Govern ha dado su visto bueno y permite al Ajuntament de Campos, que a la vez lo delegará en los concesionarios de los chiringuitos, la retirada de algas entre el pasado 1 de mayo y el próximo 30 de septiembre.

Otros estudios también indican que la construcción del Club Nàutic de sa Ràpita repercutió sobre las corrientes marinas y ha provocado a lo largo de los años la pérdida de arena en algunos puntos y la acumulación en otros, creando así una nueva línea litoral.