El faro se explota turísticamente desde el año 2006. | Gabriel Alomar

10

El faro de Formentor (propiedad de la Autoritat Portuària de Balears) comenzó a funcionar en 1863 una vez superadas las arduas tareas de construcción debido a su aislada ubicación geográfica. Actualmente mantiene su función de ayuda a la navegación mediante una señal solarizada y telecontrolada.

En el año 2006 la Autoritat Portuària autorizó la explotación turística de las instalaciones y la Colaboradora Hostelera Uno S.L. regenta desde entonces un restaurante que aprovecha la antigua vivienda del farero. Ahora plantea su renovación integral.

El modelo de explotación turística se mostró desde sus inicios especialmente fructífero y provocó que siete años después el Gobierno central impulsara el proyecto Faros de España con el objetivo de reconvertir otros faros españoles en instalaciones turísticas mediante concesiones privadas, siguiendo el modelo pionero de Formentor.
Pasados diez años desde que el restaurante del faro de Formentor inició su andadura, el concesionario ha solicitado ahora a la Autoritat Portuària de Balears una prórroga de su autorización administrativa. Ofrece a cambio invertir en la remodelación de la infraestructura 270.128,44 euros.

El proyecto de intervención contempla la superficie total del faro y su entorno, vallados, aparcamientos y acceso por carretera. Las mejoras del firme y los taludes de contención de la carretera se llevarán el grueso de la inversión. En el interior se plantea el pintado y saneado de todo el edificio, la renovación de los baños y la restauración integral de la terraza. Las obras tienen una duración prevista de dos meses.