Previous Next
2

El alcalde de Pollença, Bartomeu Cifre Ochogavía, se alzó ayer con la victoria tras su ruptura con el PP oficialista, que a punto ha estado de desaparecer de la política municipal. Se produce un empate en número de regidores entre Tots per Pollença, la candidatura formada por Cifre tras su ruptura con el PP de Bauzá, y Junts Avançam, la coalición de izquierdas liderada por Miquel Àngel March.

Cifre se consolida como el más votado (con una diferencia de 69 votos) lo que le permitiría gobernar en minoría si no se produce ningún acuerdo post electoral. El PI y el PP, con un regidor cada uno, son los grandes perdedores de las municipales en Pollença. Alternativa y Unió Mollera Pollenina (UMP) prácticamente repiten los resultados de 2011 con dos y un regidor respectivamente.

A partir de ahora se abren distintas posibilidades. Se podría reeditar el pacto del PP con el PI y el apoyo puntual de UMP e incluso reconciliarse con el PP oficialista. Por su parte, si Junts Avançam quiere gobernar, tendrá que recurrir a Alternativa o bien decantar al PI y a UMP hacia un gobierno progresista.