Resolución de la Junta Electoral Provincial que prohíbe sacar los listados del censo de las mesas electorales.

2

Uno de los incidentes de la jornada electoral en la Part Forana ha sido la denuncia que el PSOE ha interpuesto primero ante la Junta Electoral de Inca, y después ante la Junta Provincial, en la que acusaba a los apoderados del Partido Popular de sacar los censos punteados de los colegios electorales de Muro y sa Pobla para sustituirlos después por otros censos nuevos.

En una primera instancia, la Junta electoral de Inca ha autorizado la libre manipulación de los listados que utilizan las mesas para comprobar que los votantes figuran en el censo. Sin embargo, los dirigentes socialistas han elevado la denuncia al a Junta Provincial Electoral, la cual ha estimado el recurso y ha prohibido que los censos electorales manipulados por interventores y apoderados no pudieran salir de las meas electorales hasta finalizada la jornada electoral.

Esta decisión ha sido comunicada hacia el mediodía a las Juntas Electorales de Zona, "en especial a la de Inca", especifica la resolución de la Junta Provincial, que ha argumentado su decisión en evitar el riesgo de que estos censos punteados "puedan ser utilizados con fines espurios, de incitar a votar a quienes no han acudido a la mesa electoral". La Junta Provincial ha recordado en su escrito que "la finalidad de estas listas y de su punteo es evitr duplicidades de voto, no el controlar quién ha votado y quién no, lo que puede ser especialmente relevante en municipios de escasa población".

Los mismos miembros de la Junta Provincial señalan que esta práctica de los apoderados del PP denunciada por otros partidos, "no atacaría al secreto del voto, pero sí a la decisión de cada elector de acudir o no a ejercitar su derecho al voto, el cual no es obligatorio en nuestra legislación".

Podemos denuncia al PP en Binissalem

De hecho, representantes de distintos partidos, como el PSOE o Podemos, han criticado que el PP utiliza estos censos para llamar al voto a personas que puedan ser afines a sus siglas o afiliados, requiriéndoles que acudan a votar.

En Binissalem, Podem Illes Balears (Podemos) ha presentado diez denuncias por esta misma práctica en los diez colegios electorales de Binissalem. Según ha explicado la formación en un comunicado, "los apoderados del PP han sacado al mediodía los listados del censo punteados de todas las mesas electorales y los han reemplazado por otros listados nuevos, con la clara intención de controlar a sus presuntos votantes y presionar a este sector de electores y electoras".

Esta práctica ha sido claramente prohibida por la Junta Electoral Provincial y comunicada a las juntas de zona.