Imagen del Consistorio ‘manacorí’ formado en junio de 2011. | G.M.

1

Nunca antes había estado tan abierto el panorama político manacorí. Nueve candidaturas se disputarán la Alcaldía tras 12 años de gobierno del alcalde Antoni Pastor, en unas elecciones en las que el PP pondrá a prueba su liderazgo tras su ruptura interna y la irrupción de nuevas formaciones como Guanyem y Volem Manacor.

El PP inicia nueva etapa de la mano de Pedro Rosselló, con una candidatura renovada y joven. Los ‘populares’ serán sin duda la candidatura más votada, pero se verá cómo afecta su ruptura con Pastor, así como el desgaste del gobierno de Bauzá. Fruto de este enfrentamiento surge el PI, liderado por Catalina Riera, mano derecha de Pastor, que será la alternativa a los ‘populares’.

MÉS per Manacor, la nueva marca del PSM, une esfuerzos con Esquerra para intentar ser, con Miquel Oliver a la cabeza, la segunda lista más votada y liderar un futurible pacto progresista. En el PSOE repite Amanda Fernández, que abandera el cambio y que tratará de aumentar representación en la sala de plenos. Por otra parte, los independientes de Porto Cristo, AIPC, con Joan Gomila al frente, se han coaligado con Silloters y Simpatizantes (SyS) para sumar hasta tres ediles y ‘dignificar’ la zona costera.

Y las grandes incógnitas. Volem Manacor, marca local de Podemos, liderada por Carles Grimalt, intentará captar el movimiento social de dicha formación. Xavier Morell, de Esquerra Unida, es la cara de Guanyem, plataforma que aglutina a su partido e independientes de la izquierda del municipio. La UPyD de Juan Gayá y ECOVIB de Joan Roig intentarán dar la sorpresa, en una difícil contienda.

Así, Manacor afrontará una elecciones muy abiertas en las que todo apunta a que serán necesarios los pactos. En esta ocasión, la posibilidad de un gobierno progresista de coalición es más posible que nunca tras la ruptura del PP, la presencia del PI y la movilización del electorado de izquierdas. En poco más de un mes saldremos de dudas.