Previous Next
0

Un año más, la XIX Cursa nocturna de Sant Llorenç, Més sans que un gra d'all, contó con la asistencia de miles de personas que se remojaron durante la carrera. Tanto residentes como de otros lugares se animaron a formar parte de esta fiesta que cada vez es más conocida en Mallorca.

Los participantes vestidos con la camiseta oficial, que este año era de color azul, llenaban las calles del municipio, algunos corrían y otros decidieron hacer la cursa caminando.

Se contó con un público de todas las edades, pequeños, jóvenes y grandes animaron la cursa. A su vez, algunos vecinos que no participaron corriendo, lo hacían arrojando cubos de agua desde los balcones. Otros, que se encontraban a pie de calle, mojaban con mangueras a todo el que se arriesgaba a pasar por delante.

Los más precavidos, decidieron prepararse para la ocasión y no quedarse atrás, por lo que no olvidaron traer las pistolas de agua para defenderse y mojar a los demás asistentes.

Después de hacer las tres vueltas correspondientes, los cañones de espuma esperaban en la plaza del Ajuntament para que aquellos que todavía quedaban secos, estuvieran ya mojados. Además, la fiesta de la espuma estuvo animada por un dj local. Así, un año más disfrutaron de la cursa nocturna. Ahora hay que esperar a la próxima, el año que viene.