Varias agrupaciones han hecho un llamamiento para participar en la cadena humana en defensa de Sa Ràpita que tendrá lugar el domingo. | G. Alonso

12

La Plataforma Salvem sa Ràpita, el GOB y Amics de la Tierra han hecho un llamamiento a la participación en una cadena humana el próximo domingo, en defensa «del último gran arenal virgen de Mallorca» y en contra del proyecto de construcción de un complejo hotelero de cinco estrellas en dicho lugar.

El grupo ecologista GOB ha señalado que la cadena humana 29A, que saldrá de la entrada del Club Náutico de Sa Ràpita a las 11.00 horas, es la respuesta de la sociedad ante «el retorno de las viejas políticas que pretenden vincular el crecimiento económico a la destrucción del territorio».

La entidad ha recordado que además de ser utilizadas como la imagen turística de Mallorca, el arenal de sa Ràpita y Es Trenc constituyen una zona natural emblemática de importancia internacional que forma parte del Área Natural de Especial Interés (ANEI) Es Trenc-Es Salobrar de Campos, y que fue declarado Lugar de Interés Comunitario (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) por sus indudables valores naturales.

El GOB considera la construcción de un hotel de 1.200 plazas, con una ocupación de cerca de 20 hectáreas, pegado al Arenal de Sa Rápita un «símbolo» de una política de regreso a «la especulación y la agresión al territorio», con el argumento «perverso» de la creación de empleo y la generación de riqueza.

La entidad conservacionista critica que «se atreven ahora incluso con este símbolo de la preservación», que se ha mantenido así «gracias a la lucha social que se inició hace más de treinta años para la protección del arenal vecino de Es Trenc».

El GOB defiende que el Arenal de sa Ràpita y Es Trenc conforman una línea virgen de costa y un sistema dunar con graves problemas de conservación vinculados a procesos de erosión derivados de la modificación de la dinámica litoral por el puerto deportivo construido en los años 70, la retirada de posidonia con medios mecánicos y la afluencia masiva de personas los meses de verano.

«La actual situación deriva obviamente de una mala gestión de este espacio natural que ha hecho imposible paliar todos estos problemas, identificados hace años y que se verían agravados con este nuevo proyecto cuyos impactos pueden ser irreversibles», alerta la nota.

El GOB defiende que la política económica, turística y territorial no tienen porque chocar con las políticas de conservación, sino al contrario, ya que la preservación debe ser entendidas como una garantía de futuro.

Las entidades convocantes de la cadena han animado a participar y han pedido a quienes están interesados que eviten pisar las dunas por ser espacios frágiles.

También reclaman a los participantes civismo, que eviten ensuciar y que no lleven perros u otros animales porque su presencia está prohibida en las zonas de baño. Además han advertido de que retirarán cualquier símbolo o lema asociado a partidos políticos.