El presidente del Govern, José Ramón Bauzá, acompañado por el conseller de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio, Biel Company, ha presidido este viaje inaugural junto a unas 200 personas. | Teresa Ayuga

19

El president del Govern, José Ramón Bauzá, inauguró ayer de manera oficial la electrificación de la línea de ferrocarril entre la estación intermodal de Palma y s'Enllaç, la cual se había mantenido en pruebas durante los últimos meses y en combinación con unidades con motorización diésel.


«Es un punto de inflexión en el transporte ferroviario de Mallorca», dijo Bauzá ante los más de dos centenares de invitados al acto -entre los que se encontraban los alcaldes de los municipios por donde discurre la línea-, que tuvo lugar en la estación de Inca.


Bauzá, que comparó la electrificación con el cambio que supuso hace cincuenta años el paso de las máquinas de vapor al diésel, destacó que «el viajero será el principal beneficiario» por la rapidez y confort de las nuevas unidades. En este sentido, el president aludió al carácter «más competitivo» que tendrá a partir de ahora el transporte público.


Prolongación


El responsable de Agricultura, Medi Ambient i Territori, Biel Company, admitió que «a medio plazo tendremos que acometer la prolongación de la electrificación hasta sa Pobla y Manacor», obras que supondrán una inversión de 15 y 35 millones de euros, respectivamente, y sobre las que dijo «estamos buscando fórmulas para su financiación» después de la ruptura del convenio suscrito con el Ministerio de Fomento.


La coalición del PSM e Iniciativa Verds emitió un comunicado en el que denunció «el cinismo del Partido Popular» al inaugurar el tren eléctrico después de renunciar al convenio ferroviario, decisión que afectará a la finalización de las obras en las líneas de Manacor-Artà y la electrificación de los ramales de sa Pobla y Manacor.