El ex alcalde de Andratx, Eugenio Hidalgo, hoy en los juzgados, donde ha prestado declaración por una pieza del 'caso Andratx'. | Jaume Morey

8

La Fiscalía pide dos años de cárcel a Eugenio Hidalgo por un delito de coacciones y otro de prevaricación por el cierre del aparcamiento de la familia de la entonces portavoz de UM y ahora alcaldesa, Isabel Alemany. Tanto el ministerio público como la acusación particular concluyeron tras el juicio, celebrado ayer, que el que era alcalde ordenó de forma arbitraria el cierre del aparcamiento como represalia por la denuncia de irregularidades urbanísticas.
El decreto de cierre se tramitó en julio de 2007, unos días después de que el Ajuntament recibiera la primera notificación judicial de que se investigaba un chalet de Eugenio Hidalgo, causa por la que fue condenado y ahora está en prisión.
Decreto
La que era en 2006 secretaria del Ajuntament, declaró ayer en el juicio que Hidalgo la presionó para que agilizara el cierre. De hecho, el decreto se hizo en un sólo día y surge después de que la Policía Local emitiera un informe en el que hablaba de que causaba problemas de tráfico. Según la testigo, Hidalgo en persona le entregó ese documento policial y la instó a abrir un expediente, si bien aseguró que no condicionó el sentido de su informe.
Los técnicos de Urbanismo certificaron a la secretaria que constaba una licencia y se hizo el decreto de cierre. Dos días antes, la propia Isabel Alemany, que había sido alertada por un policía de que existía este informe, consiguió en el archivo municipal la autorización del aparcamiento para abrir al público, que se remonta a 1983.
En su declaración, Eugenio Hidalgo negó que intentara presionar a Alemany con el cierre, ni siquiera vengarse. La Fiscalía recordó conversaciones telefónicas intervenidas al ex alcalde en el 'caso Andratx' como una en la que dice: «Yo cierro el parking como que yo me llamo Eugenio», o «nunca más va a poder abrir». Ante ellas, el acusado señaló: «No es una venganza, son conversaciones que salen en un tema político cuando uno está quemado por el trabajo». A diferencia de los últimos juicios en los que ha comparecido, ayer Hidalgo estuvo muy combativo, no ahorró puyas a la alcaldesa e incluso volvió a decir que la Fiscalía le perseguía.
Por su parte, Isabel Alemany declaró que la mala relación con Hidalgo comenzó con la denuncia del 'caso Monport' y que entonces le amenazó: «Voy a ir a por ti y a por tu familia». Añadió que el entonces alcalde ya intentó reclamar a su familia un millón de euros por una urbanización de 1973. Este asunto quedó fuera del juicio aunque estaba en el escrito de acusación. El abogado de Hidalgo, Gaspar Oliver, hizo ver que no constaba en el auto de apertura de juicio oral y que, por tanto no se podían enjuiciar, a lo que accedió el juez.