El hotel Galeón está cerrado a la espera de que se resuelva un litigio sobre su personal.

0

Pollença inicia la temporada turística con dos hoteles menos este año. El hotel Galeón y el hotel Capri del Moll no abrirán sus puertas la presente temporada, el primero pendiente de que se resuelva el pleito que mantienen la propiedad y el último gestor del complejo y el segundo, apuntalado e inmerso en importantes obras de reforma.

Los comerciantes y restauradores del Port de Pollença miran con preocupación una situación que temen pueda convertirse en endémica en el Moll, más teniendo en cuenta los difíciles momentos que vivió el hotel Sis Pins el año pasado. Mientras, el resto del sector hotelero, afronta la temporada con optimismo tras registrar un aumento medio de las reservas de un tres por ciento respecto al 2010. La planta hotelera ronda los 35 establecimientos turísticos en el municipio de Pollença, repartidos entre Pollença, el Moll, Cala Sant Vicenç y Formentor.

Asociación hotelera

El presidente de la Asociación Hotelera de Pollença, Pedro Garau, explica que «quizá aquí el cierre de dos establecimientos tiene mayor resonancia que en otros destinos porque es un resort pequeño, pero lo cierto es que pensamos que se trata de dos casos puntuales que responden a un problema concreto de estructuras». «Aunque somos un destino eminentemente británico y no hay tanta subida como en el mercado alemán, después de dos años difíciles las reservas tienen entre un 3 y un 4 por ciento de subida», añadió Garau.

Una visión muy diferente es la que aporta Francisco Cabrer, presidente de la Asociación de vecinos La Veu d'Eu Moll que explica que «en su momento el plan de ordenación urbana de Pollença que tenía por aquél entonces 200 habitantes previó llegar a 12.000 convirtiendo el Moll en una ciudad dormitorio, pero a consecuencia de la presión de los hoteleros el Ajuntament decidió no hacer más crecimiento hotelero, aquí no hay industria durante años nos han salvado las casas vacacionales y ahora sufrimos las consecuencias».