Previous Next
2

Los transportistas de Sóller y Fornalutx acordaron ayer solicitar al Govern de les Illes Balears que preste «total apoyo» a los profesionales del sector para evitar el recorte de los descuentos en el peaje del túnel de Soller que pretende acometer la empresa concesionaria de la infraestructura.

El presidente de los transportistas de la Vall y vicepresidente de la Federación Empresarial Balear de Transportes (FEBT), Miquel Soler, convocó ayer en la sede de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB) a los particulares y representantes de las empresas transportistas afectadas por la revisión de los descuentos, con el objeto de establecer una estrategia consensuada encaminada a evitar un recorte que, según Soler, supondría multiplicar por cuatro el peaje que actualmente abonan.

En el transcurso de la reunión -a la que asistieron alrededor de 50 profesionales- se acordó pedir al Govern su implicación en el contencioso. Para ello, en primera instancia, los transportistas se reunirán mañana con el director general de Mobilitat, Antoni Verger.

Malestar en el sector

Tal y como adelantó Ultima Hora en su edición del sábado los transportistas de Sóller y Fornalutx están indignados con la decisión unilateral de la empresa concesionaria Túnel de Sóller de modificar el actual criterio de aplicación de los descuentos a usuarios.

La pretensión de la empresa concesionaria es suprimir los actuales descuentos a vehículos cuyo titular es una sociedad mercantil, aunque ésta esté domiciliada en la Vall. La medida, según los transportistas, significaría multiplicar casi por cuatro los costes actuales por los trayectos que pasan por el túnel.

En plena crisis económica, la modificación de los descuentos supondría un auténtico mazazo para los transportistas de Sóller y Fornalutx que inexorablemente repercutiría sobre los ciudadanos en general, ya que a la postre significaría el encarecimiento de todos los productos y servicios de la comarca.

Miquel Soler considera que la empresa concesionaria ha tomado «alegremente» la decisión de revisar las bonificaciones. «La única información que hemos tenido ha sido una hoja suelta que en la garita del peaje han entregado a los chóferes. No es manera de hacer las cosas», confiesa Soler.

Asimismo, Soler anunció también que, a la espera de concitar la implicación del Govern, el sector ya ha hecho lo propio con los alcaldes de Sóller y Fornalutx.

Apoyo de los alcaldes

A la espera de ver como se desarrollan los acontecimientos durante los próximos días, Miquel Soler se mostró ayer muy satisfecho por la «gran respuesta» del sector del transporte ante la decisión, «tomada de forma unilateral», de la empresa concesionaria Túnel de Sóller de dejar sin bonificación a los vehículos de transporte cuya titularidad corresponda a sociedades mercantiles, con independencia de que éstas permanezcan radicadas en Sóller o Fornalutx.