El concejal de Infraestructures, Rodrigo Romero, en una imagen de archivo. | R.L.

42

El regidor Rodrigo Romero dejará el Ajuntament de Palma y entregará el acta de concejal pero ha forzado al alcalde Palma, José Hila, a firmar el decreto de su cese ya que no quiere irse voluntariamente «porque no he hecho nada malo». Cabe recordar que tras la filtración de los audios su propio partido le ha pedido al alcalde que le cese si él no renunciaba al cargo. Hila ha estado hablando con Romero toda la mañana de este jueves y le ha solicitado que renunciara voluntariamente para no tener que destituirlo, tal y como querían sus socios.

Noticias relacionadas

El hasta ahora regidor de Promoció Econòmica considera la situación «injusta debido unas filtraciones privadas» y ha obligado al alcalde a firmar el decreto. «Me han pedido que me vaya voluntariamente pero he hecho un buen trabajo y creo que no es justo así que le he solicitado que me cese», ha asegurado. Romero remarca que llegó al Ajuntament «a servir a Palma y a sus ciudadanos» y señala que si han perdido la confianza en él «tengo que dejar de ser regidor así que cuando me cesen devolveré el acta y me iré con la cabeza bien alta».

El Ajuntament tiene previsto en las próximas horas comunicar que su sustituto en Cort será Jordi Vilà, actual gerente de la Funeraria y número cinco en las listas. «Le deseo lo mejor y que el trabajo del Pacte en lo que queda de legislatura se haga lo mejor posible», ha manifestado el podemita quien apunta que «nunca he querido hacer daño a nadie y solo he trabajado lo mejor que he sabido en el beneficio de los ciudadanos».