El ‘Viking Mars’ tiene un tamaño mediano que le permite acceder a puertos pequeños e inapropiados para los megacrueros. | Gabriel Alomar

2

El puerto de Palma recibió ayer la primera visita del crucero de superlujo Viking Mars, en viaje inaugural. Se trata de la séptima unidad de una serie proyectada por la firma de cruceros oceánicos y fluviales Viking Cruises. Construida por Fincantieri en Italia y con una previsión de 15 buques idénticos, su entrega dio comienzo en 2015 y concluirá en 2027.

Concebida como una versión actual de la exclusiva clase Royal Viking de los años 70, y pionera de los modernos cruceros de lujo, este buque tiene al igual que sus gemelos de flota una capacidad máxima de pasajeros limitada a 900 cruceristas, atendidos por 600 tripulantes; una relación que refleja el nivel de servicio a bordo. Todo el pasaje se aloja en suites, cuya superficie oscila entre los 25 y los 134 metros cuadrados. Con 48.842 toneladas y 228 metros de eslora, posee un tamaño mediano que le permite acceder a los puertos más pequeños, inapropiados para los megacruceros. Asimismo, su faceta ecológica, entre otros aspectos incluye motores híbridos de alta eficiencia y mínima emisión.

El buque tiene una capacidad máxima de 900 tripulantes, que se alojan en suites exclusivas. Fotos: VIKING CRUISES

Royal Viking

Diseñado en Gran Bretaña y decorado por la firma estadounidense Viking Cruises con sede en EEUU y bandera Noruega, se ha inspirado en el diseño y ambiente de la pionera Royal Viking Line escandinava, cuyo director ejecutivo fue el fundador de la actual línea de cruceros de alto nivel. Se trata de una apuesta más por el turismo crucerístico de alto poder adquisitivo.