PALMA. ENERGIA SOLAR. Especial Plantas fotovoltaicas. Endesa trabaja para adelantar una década su completa descarbonización. | Redacción Ibiza

3

El Ajuntament de Palma instalará 18 plantas fotovoltaicas, 16 de ellas en el municipio y otras dos en s'Extremera y Alaró, para conseguir que en el año 2030 toda la energía que consuma el Consistorio provenga de renovables y se consiga el objetivo de reducir a cero los gases contaminantes en todas las instalaciones y servicios municipales, según comentaron el alcalde, José Hila, y el regidor de Medi Ambient, Ramón Perpinyà. Así, los responsables de Cort presentaron dos proyectos medioambientales, liderados por Emaya, que presentarán a las ayudas del Ministerio de Transición Tecnológica para que sean financiados.

El primero de ellos, llamado «Palma Renovable», que incluye las citadas plantas fotovoltaicas, tiene un presupuesto de 106 millones de euros, y el segundo es la instalación de 2.000 puntos de recarga eléctrica para vehículos en 50 ubicaciones de Palma, que contará con un presupuesto de 33 millones de euros. En lo que se refiere al «Palma Renovable», el objetivo principal es que el Ajuntament pueda generar energía renovable construyendo instalaciones, las fotovoltaicas y también de biogás e hidroeléctricas, y, al mismo tiempo, plantas de baterías para almacenarla y distribuirla. Las plantas se ubicarán en instalaciones municipales, como cubiertas de edificios públicos y aparcamientos.

Cabe recordar que, según destacó Hila, el Ajuntament consume el 20 por ciento de la energía que requiere el municipio a través de la EMT, Emaya, depuradoras o alumbrado público, entre otras, y que si se pone en marcha el plan Cort, se podría ahorrar unos 10 millones de euros anuales en gasto energético. En lo que se refiere a la instalación de 2.000 puntos de recarga para coches eléctricos, noticia adelantada por este diario el pasado viernes, el alcalde destacó que cada instalación permitirá llenar la batería de los coches en una o dos horas y que el objetivo es facilitar, en la medida de los posible, la transición del parque movil de Ciutat de combustibles sólidos a eléctricos.