Truyol y Adrover, este jueves en el pleno de Palma. | T. Ayuga

10

«Todo el mundo hizo bien su trabajo» ante el concierto de la Plaza de Toros de Palma del pasado 15 de junio que dio lugar, junto a una macrofiesta en la Platja de Palma, a la proliferación de contagios a nivel estatal. Esta fue la respuesta de la regidora de Seguretat Ciutadana, Joana María Adrover, a preguntas y exigencias de explicaciones de Vox y el PP durante el pleno municipal celebrado este jueves.

La portavoz del PP en Palma, Mercedes    Celeste, quiso saber «quién autorizó un concierto con 2.000 jóvenes no vacunados cuando desde la Dirección General de Emergencias se advirtió de la alta posibilidad de consumo masivo de alcohol y drogas». «¿Es consciente señor alcalde de que de ese punto ha emanado el desastre que vivimos de punta a punta de España?», declaró.

El edil de Vox Fulgencio Coll    interrogó sobre «si cuando se tomo la decisión de autorizar el concierto se tenía la información interna de que suponía un riesgo».    Aunque las peticiones de comparecencia para explicar la actuación municipal iban dirigidas al alcalde, José Hila, la encargada de responder fue Adrover, quien relató que Cort recibió la solicitud del promotor del concierto «que analizó el Departament de Licencia de Actividad y comprobó que se ajustaba a la licencia de actividad de la plaza».

Noticias relacionadas

Esa documentación fue remitida a la Conselleria de Salut que, «en un contexto de desescalada consideró que era una actividad recreativa al aire libre, no un acto multitudinario, con aforo máximo de 2.000 personas».

Los organizadores cumplían sobre el papel las medidas COVID, añadió, por lo que el concierto se celebró, «no había ninguna normativa o escrito que lo impidiera». A partir de ahí, añadió la edil, «la Policía Local controló el concierto, que desgraciadamente no cumplió las medidas por lo que lo paró, dispersó a la gente y se levantaron actas». El promotor se enfrenta ahora a una sanción de 200.000 euros.

Hila añadió que «no somos perfectos, pero hemos trabajado muy duro todos durante 17 meses de pandemia y si nos comparamos con otras ciudades no salimos mal parados».